viernes, 8 de febrero de 2013

Una misma noche...

No. No me he quedado estancada en Leopoldo.  Lo que quiero es comentarles mi primera experiencia con "Cuando te encuentre".

Cerré el libro de "Una misma noche" y me quedé perturbada, entre el sueño y el cuadro negro y el final que para mi no era final. Aún eran poco más de las ocho de la noche y entonces pensé: está aún temprano, voy a aprovechar el tiempo y empezaré con el libro de febrero. Cuando empecé a leer sentí una sensación tan extraña, era como estar corriendo a una gran velocidad y de repente parar en seco y empezar a caminar. No se si me puedan entender, pero me quedé pensando ¿Será posible que vamos a leer esto?  Línea tras línea, escritas de manera muy sencilla, todo tan lineal y en ese momento pensé: si Leopoldo le diera un poco de su técnica a Sparks y Sparks un poco de su sencillez, saldría un escritor regio.

Estuve a punto de dejar el libro a un lado y no seguir leyéndolo, me recordó el primer y único libro de Paulo Coelho que he leído (únicamente que sin las frasesitas inspiradoras y motivacionales) pero decidí seguir; en honor al club y a mi objetivo de leer todos los libros programados para este año. Mi mayor sorpresa fue encontrarme un viernes llegando a la medianoche a mi casa y cogiendo el libro porque necesitaba seguir, y luego el sábado, abrir los ojos y volver a pensar: Creo que puedo leer un capítulo hoy temprano,es decir, me tragué todas las palabras y las críticas y terminé atrapada por Nicholas Sparks.

De este ejercicio me quedaron un par de lecciones importantes. Primero, nunca más volver a leer un libro inmediatamente después de terminar otro.  Eso de saltar de un autor a otro una misma noche, es equivalente a saltar de una relación a otra cuando todavía estás enganchado en la primera. Y luego, que a veces a un libro le puede fallar la técnica, pero lo más importante es la capacidad que tiene el autor para atraparte, para generarte un sentimiento, para hacerte sentir. Nicholas Sparks probablemente nunca gane un  premio literario  pero sabe cómo mantenerte capturado en una historia sencilla, su intriga es más lograda que la de Leopoldo, aún siendo un escritor empírico sin mayor escuela literaria.

Disfruten su lectura de este mes y que no les de pena sacar el adolescente que todos llevamos dentro.


4 comentarios :

  1. Creo que algo similar me ha pasado, no he salido de ese tipo de estancamiento!!! me cuesta leerlo, las escenas son muy lentas y hasta el momento, no he encontrado nada que llame mi atención. Sin embargo, tomaré el reto de sacar a mi adolescentita, este fin de semana y tratar de leerlo con nuevos ojos!!

    ResponderEliminar
  2. Si Karla, estoy totalmente de acuerdo con vos. Los libros necesitan su propio tiempo para ser digeridos y procesados en su totalidad. Si comenzás de inmediato el siguiente, contaminás la historia anterior. Es por eso que a mí por ejemplo siempre me ha costado llevar dos o tres libros al mismo tiempo. Me siento traicionando alguna historia y contaminándome de información.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad Karla el choque de la transición entre "Una misma noche" y "Cuando te Encuentre" es bastante fuerte, pero en mi caso el efecto fue diferente, yo no tenía muchas expectativas sobre el libro y pensé que sería difícil de leer, pero cuando lo comencé, iba avanzando con facilidad y fluidez, lo que supuso para mi un descanso en comparación con el libro de Leopoldo que a veces tenía que reeler algunas partes para entenderlas, y por eso me sentí bastante cómoda con el cambio, y al mismo tiempo que, pensé que Sparks era muy sencillo, pensé que Brizuela era muy pretencioso. Como tu dices, no sera un libro con premios de literatura, ni muy trascendente pero se deja leer y es entretenido.

    ResponderEliminar
  4. El efecto en mi caso fue el mismo. Y eso que espere un par de días para cambiar el cassette. Sin embargo, lo bueno de esto es que cambiamos de tono y cerramos a Brizuela esa misma noche.

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!