martes, 5 de marzo de 2013

¿Amuleto, fetiche o simple repetición?



Cuenta la historia que Alfred Hitchcock durante alrededor de tres décadas, dirigió películas en Hollywood a razón de una por año, reservándose en todas ellas una breve aparición -siempre sin diálogo. Estas breves apariciones se convirtieron en algo así como la firma particular que él introducía en todas su películas.


En alusión a lo anterior, y como al parecer nunca vamos a parar de hablar ni del guapo Logan, ni del tal Keith, ni del Sparks que escribe pa' vender, ni mucho menos de los cangrejos que fueron excluidos de la película "Cuando te Encuentre".  Pues aquí les comparto otra curiosidad, resulta que el mentado Nicholas S., no sólo encontró una fórmula sencillita para escribir novelas pegajosas que se conviertan luego en películas taquilleras entre la juventud, sino que ha adoptado, acaso como amuleto de la suerte (¿o sello personal como Hitchcock?), nada más y nada menos que a los cangrejos que desde la primeritita novela aceptaron ser la comida que preparó Noah para Allie y desde allí en las siguientes historias (no sé si en todas, pero sé que sí en muchas), sigue apareciendo, aunque sea "de pasadita". 



No me alargo, pero les dejo "la evidencia" y una pregunta: ¿Quién quiere comer cangrejos? =D



·         ·  Cuaderno de Noah Nicholas Sparks   01/07/2012 – Nicholas Sparks


—Muy bien. ¿Qué tal si cenamos juntos? Conozco un sitio donde hacen el mejor cangrejo del pueblo.

—Suena bien. ¿Dónde está?

—En mi casa. He tenido trampas puestas durante toda la semana, y hace un par de días vi que había atrapado un par de ejemplares excelentes. ¿Te importa?

—No. Me parece muy bien. Noah sonrió y señaló con el pulgar por encima de su hombro.

—Genial. Están en el embarcadero. Vuelvo en dos minutos.  (…)

—Voy a dejar los cangrejos unos minutos en adobo antes de cocinarlos al vapor —dijo, dejando la taza sobre la mesada. Abrió un armario y sacó una cacerola grande con tapa y una rejilla para cocinar al vapor. La llevó a la pileta, la llenó hasta...



·         ·      Un Paseo Para Recordar Nicholas Sparks 


Para muchos habitantes de Beaufort, actividades como salir a pescar en la bahía de Pamlico o ir a capturar cangrejos en el río Neuse constituían una actitud frente a la vida, una forma de ser;  por eso siempre había un montón de barcas amarradas a lo largo del canal intracostero…



·         ·      La Boda de Nicholas Sparks 


Dejándola donde estaba me dirigí a la cocina, donde ya tenía bien encarrilados los preparativos para la elaborada cena que había planeado ofrecerle. El lenguado relleno de cangrejo que había preparado estaba listo para hornear, de modo que puse el horno a la temperatura indicada.



·         ·     Cuando te encuentre Sparks Nicholas 


Tras recoger los platos de la cena, Beth salió al porche para estar... ¿Te gusta el cangrejo? (...)

Cuando abrieron la puerta, la música estridente los embistió como una ola, y los asaltó el aroma a cangrejo y a mantequilla que impregnaba el aire. Thibault se detuvo un instante para examinar el ambiente.  (...) «Queremos cangrejos, especialmente si podemos compartirlos con vosotros»  (etc., etc.)



·         El Mensaje en la Botella, Nicholas Sparks
 

Después del atardecer los tres fueron en auto hasta Hyannis y cenaron en Sam’s Crabhouse. El lugar estaba atestado y tuvieron que esperar durante una hora para que les asignaran una mesa, pero los deliciosos cangrejos al vapor y la salsa de mantequilla derretida bien valían la pena. La mantequilla había sido sazonada con ajo y entre los tres se tomaron seis cervezas en dos horas. Poco antes de terminar de cenar, Brian les preguntó acerca carta que venía en la botella.

 

·     La última Canción, Nicholas Sparks


En la playa, las pocas familias que quedaban se hallaban congregadas en las toallas cerca del agua, al lado de un par de castillos de arena que pronto serían barridos por la marea. Los charranes bajaban en picado para volver a elevarse rápidamente, en busca de cangrejos.



·      En nombre del amor, Nicholas Sparks


Los amarres estaban ocupados por barcas de paseo o de pesca de todas las formas y tamaños imaginables; un impresionante yate que debía de valer una millonada podía estar atracado entre una barquita para pescar cangrejos y un bonito y vistoso velero. 


8 comentarios :

  1. wow Ofelia gracias por la investigación y por pasar el dato. A lo mejor a Sparks le parece que los cangrejos son sabrosos, románticos o afrodisíacos... sobretodo mezclados con mantequilla y con algún baile... jajaja aggghhh!

    ResponderEliminar
  2. Wow...que interesante!!! Parece ser que Sparks es aficionado al cangrejo

    ResponderEliminar
  3. El tipo es un pervertido que se excita con los cangrejos.

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJA... estoy de acuerdo Chent!!!

    ResponderEliminar
  5. Hey, gracias María Ofelia, que buen dato. Eso es lo bonito del club, porque a varios de nosotros no se nos hubiera ocurrido hacer esta investigación, pero ahí es donde las áreas de interés de cada uno aportan a la construcción de una perspectiva global sobre la lectura, y nos permiten ver cosas que nuestra perspectiva individual no capta.

    Y volviendo al asunto de los cangrejos, ¿no será que Sparks está haciendo una metáfora? ¿Saben como sacan los cangrejos nuestros pescadores artesanales? Pues en El Salvador, a eso le llamamos "cangrejear" o "cuevear"...y ustedes saben que aquí todas las cosas se dicen en más de un sentido. Quizá Sparks también esté dando más de un sentido a la mención de los cangrejos, jejejeje

    En conclusión, Chent tiene razón, ¡Sparks se prende a puro cangrejo!

    Y como referencia, así se "cuevea" para encontrar cangrejos:

    http://www.youtube.com/watch?v=6M8jeCZtTi4


    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Supongo que el hecho de que Sparks ambiente sus novelas en el Sur, hace que los cangrejos añadan un toque local a la ambientación.

    O eso, o es que la primera experiencia sexual de Sparks fue con una mujer que vendía cangrejos (y estaba comiendo mantequilla). Esto le marcó y le traumó.

    ResponderEliminar
  7. Qué risa el montón de "suposiciones" sobre los tales cangrejos y Sparks... y más risa me da que digan que esto fue una investigación (sí es cierto que trabajo haciendo investigaciones pero no llego a tanto… jaja), esto más bien fue algo a lo que llegué “sin querer” buscando algo para hacerles una broma a Henry y Chent que no paraban de decir: “No salieron los cangrejos en la película!!”, y como yo recordaba haber visto alguna vez una película donde sale una escena en que los protagonistas fueron a comer cangrejos, busqué en Internet, pero como no recordaba el nombre de la película busqué por el actor (porque de él sí me acordaba) y no vean mi sorpresa cuando resultó que la película se basa en un libro y su autor era nada más y nada menos que Nicholas Sparks y allí además me salían varios libros de él y la citas… me dio mucha risa y por eso les compartí…

    En fin, pasando a otro tema: ¿Se podrá “cangrejear” en Tela??? jaja

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto, Maria Ofelia. En Tela tendremos cangrejos de sobra y hondureños tipo Logan para que todas las mujeres del Club puedan repetir la experiencia de Beth.

    ¿Qué zapato, hondureños tipo Logan? ¡En la costa caribeña está lleno de gringos y podran tener una authentic Logan experience!

    No olviden que esto es un club de lectura y el viaje será literario.

    Ya estoy contratado con un chiringuito de Tela que le cambien el nombre a "Shagging for Crabs" y que llamen a unos cuantos gringos. Lo que pase después... será la voluntad de Dios :-)

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!