martes, 23 de abril de 2013

Encuentro entre clubes



“Amar la lectura es trocar horas de hastío por horas de inefable y deliciosa compañía”.

John F. Kennedy




Cito esas palabras porque me parece que describen muy bien lo que experimentamos este sábado 20 de abril, cuando el Club de La Buena Estrella tuvo el honor y el privilegio de recibir la amable visita del club Amigos de la Lectura, AMIDELEC. Inefable y deliciosa compañía.

AMIDELEC nació en marzo de 2001 con el fin de promover y difundir el hábito de la lectura. Este admirable grupo de señoras encontró en la jubilación una oportunidad inmejorable para aprovechar al máximo la riqueza del tiempo. Jamás dejar de cultivarse, nunca desperdiciar la chance de aprender. No renunciar a vivir con pasión y emoción el viaje que conlleva la lectura de un buen libro. "Leer para vivir", como dice Belén Gopegui. Aferrarse a ese hábito que según Antoine Houdar de la Motte, "nos hace contemporáneos de todos los hombres y ciudadanos de todos los países". 

Vaya si admiramos su chispa todos aquellos que entendemos que nuestro paso por aquí no debe limitarse a sobrevivir penosamente entre el vértigo y el bostezo de nuestras jornadas. Vivir es otra cosa. Y si las circunstancias que nos imponen el tiempo y la rutina nos impidiesen vivir la vida que queremos, aun podemos apelar a los mundos que nos esperan en los libros. Definitivamente hay que leer para vivir. 

¡Qué agradable resulta entonces encontrarse con otras personas, de otra edad, con otras ideas y formaciones,  con otros métodos y estilos, con diferentes metas y objetivos, con distintos horarios y ritmos; pero con esa misma imperiosa e inextinguible flama interna por leer, descubrir, conocer y compartir que nosotros reconocemos como propia!

¿Cómo se dio este encuentro?
Durante el intercambio nos enteramos que AMIDELEC y el Club de La Buena Estrella coincidimos hace tres años, en el Primer Encuentro Nacional de Clubes de Lectura, organizado el 22 de abril de 2010 por la Escuela de Jóvenes Talentos en Letras (EJTL) que impulsa la Universidad Dr. José Matías Delgado. Sin embargo, el contacto entre ambos grupos se dio más recientemente y por otra vía, que no por azarosa está menos ligada al mundo de los libros. El Club de La Buena Estrella imprime todos los años un brochure con la programación de nuestras lecturas e información de interés para quienes quieran unirse al club. Y por esas cosas que sólo son posibles gracias a la globalización y la virtualidad, Loida Pineda, una de nuestras fundadoras, solicitó el diseño del brochure para el año 2013 a Nora Huezo, una excelente diseñadora gráfica que actualmente reside en Guinea Ecuatorial. Nora indicó que los detalles presenciales de la operación fueran efectuados a través de su madre, doña Nora Soundy de Huezo, quien resultó ser una de las fundadoras de AMIDELEC. Emocionadas ambas por el interés en común recién descubierto, no necesitaron más que un par de interesantes conversaciones telefónicas para que la reunión interclubes fuera acordada y programada. 


Fue así como, en calidad de representantes de nuestro club, Loida Pineda, Karla Majano, Stephanie Miranda, Alejandra Pineda, Miguel Ángel Meléndez y este servidor, le dimos la bienvenida a las señoras Nora Soundy de Huezo, Yolanda de Carbajal, Tere Montalvo, Linda de Henríquez, Dora Alicia Bolaños de Vides, Marina de Alvarenga, Nora del Carmen de Cruz y Helen Guardado de del Cid.  

Uno a uno fuimos presentándonos y luego pasamos a explicarles como funciona nuestro club, nuestra historia, cual es el método con que elegimos los libros, dividimos las lecturas, abordamos el análisis y comentamos en las reuniones. 

Sus experiencias y comentarios
Doña Dora Alicia Bolaños de Vides, en cuya casa se celebraron las primeras reuniones de AMIDELEC hace más de doce años, fue la primera en presentarse y expresar su alegría por compartir con nosotros ese momento. Luego doña Marina de Alvarenga nos comentó los orígenes de AMIDELEC, la agenda y el protocolo de sus reuniones (que siempre comienzan con una oración) y cómo fue formado por personas que coincidían en una comunidad católica. No obstante, aclara que no se trata de un club religioso. 

Doña Norita de Huezo nos cuenta que fue en esa comunidad donde le pidieron llenar una ficha en la que debía indicar qué cosas que no había hecho en su vida quería hacer en esta nueva etapa, y ella marcó todas las de la lista. Entonces le preguntaron en que áreas de conocimiento ella podía aportar. Luego de hacer un repaso sobre su larga carrera y sus experiencias (doña Nora dirigió la Biblioteca de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de El Salvador, la Hemeroteca Central de la misma universidad, la Biblioteca Especializada del Instituto Centroamericano de Telecomunicaciones INCATEL y la Biblioteca Escolar de la Academia Británica Cuscatleca; además de representar a El Salvador en múltiples reuniones, seminarios y convenciones), la respuesta cayó por peso: aportaría en un club de lectura. 

Cuenta que con la coordinación de la Licenciada María Marta Montúfar, empezaron a reunirse para la lectura de noticias, artículos de periódicos y revistas. Más adelante pasaron a leer libros. Es importante señalar que AMIDELEC pone énfasis en la lectura de los autores salvadoreños. "Hemos descubierto verdaderas joyas que vale la pena conocer y promover. Hay que sentirnos orgullosos de lo nuestro", dice doña Nora. 

Desde esa primera etapa se unió al grupo doña Yolanda de Carbajal, que ya antes había formado parte de CLAM (Círculo de Lectores Adultos Mayores). Ella nos explicó algo del método y la dinámica de sus reuniones. Resaltó la importancia que en su caso tuvo el hecho de tener en la Licenciada Montúfar una guía experta, y de como para leer un libro tuvieron que leer otros considerados como "pre-requisitos". Algunas de ellas hicieron memoria de que O'Yarkandal de Salarrué requirió la lectura de cuatro libros previos. Doña Yolanda también mencionó cómo AMIDELEC se involucra en actividades relacionadas con la lectura, que incluso las ha llevado a hacer presentaciones y dramatizaciones de lo que leen. 

Doña Helen Guardado de del Cid ahondó en las actividades de AMIDELEC y nos contó de la experiencia que tuvieron en las lecturas de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, que en 2005 se hicieron en el Teatro Luis Poma. Ella aun se mantiene activa como consultora de bibliotecas escolares en Fundación Crisálida. Fue Directora de la Biblioteca Nacional y Directora de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas. Ejerció como Coordinadora y docente de la Carrera de Bibliotecología en la Universidad de El Salvador, es Técnico en Bibliotecología y Licenciada en Ciencias de la Educación y tiene varios diplomados obtenidos en universidades en El Salvador y en el exterior. ¡Qué envidia nos dan estas señoras!

Al final, doña Helen nos estimuló a trascender como club, a tratar de fomentar en otros el amor por los libros. Recuerda con entusiasmo que ellas solían ir a leer cuentos a los niños del mercado San Miguelito y que intentaban despertar en los adultos el interés por la lectura. No era una tarea fácil, no sólo por la apatía habitual y las excusas para no involucrarse, sino porque implicaba un gran esfuerzo físico llevar los libros en carretillas de supermercado. "Leer nos vuelve personas críticas", dice. "Los que leemos también analizamos. Ustedes son críticos porque leen. Hay que motivar a otros a leer. Ustedes deben pasar esto a sus hijos. Yo siempre llevé a mis hijos a las ferias de libros y los dejaba elegir. Apenas era necesario supervisar lo que elegían, porque cuando uno les enseña bien, aprenden a elegir bien. Desde que estaban en el vientre materno yo les ponía música y les leía." 

Doña Nora de Cruz también expresó su preocupación por la manera en que los padres educan a sus hijos en la actualidad, sin mayores correctivos, sin énfasis en adquirir buenos hábitos como la lectura. "El uso de la tecnología, el entretenimiento y el Internet deben ser regulados por los padres, debe haber límites", recomienda. 

Doña Tere Montalvo nos contó una interesante anécdota de entre sus muchas experiencias en AMIDELEC. Autodefinida ideológicamente como una mujer de derecha, doña Tere se negaba a leer al revolucionario Roque Dalton. Recuerda que su tía le exhortó a leerlo, argumentando que uno no puede defender ni atacar lo que no conoce. "Necesitás conocer a tu enemigo", le dijo. Luego de pasar de sus prejuicios y escuchar las recomendaciones de su tía y de sus compañeras de club, aun con reservas decidió leerlo. ¡Qué sorpresa se llevó al descubrirse maravillada y atraída por Roque Dalton luego de leer su obra! "¡De haberlo conocido quizás hubiera sido una de las tantas mujeres que tuvo!", confiesa doña Tere entre risas. 

Luego de enterarse de que Loida y yo estamos casados, y de que Miguel Ángel y Karla están comprometidos, también bromeó: "¡El club de ustedes es un club más social, aquí hasta bodas celebran! ¡Nosotros no hacemos eso!"

La tradición del Día Internacional del Libro
Sin duda alguna en AMIDELEC son todas excelentes personas, muy amables y detallistas. Muestra de ello es que apartaron un momento de la reunión para obsequiarnos una rosa a cada uno y doña Marina de Alvarenga nos entregó una nota para que nos pusiéramos en contexto con la tradición de amigos, libros y rosas que estaban compartiendo con nosotros a manera de antesala del Día Internacional del Libro, que se celebra precisamente este día martes 23 de Abril. 

Casualmente nosotros también atinamos sin que fuera parte de un plan, pues llevábamos para ellas un par de libros como una demostración de gratitud por su visita, mismos que agregarán a su biblioteca. Aprovechamos la oportunidad para desearles felices lecturas. Pueden leer la bonita nota que ellas nos entregaron haciendo clic en este enlace



Agradecimiento
El Club de La Buena Estrella agradece a AMIDELEC por honrarnos con su visita, por enriquecernos con sus experiencias, por su lindo y significativo obsequio y por su amable valoración del intercambio entre nuestros clubes. En verdad la hemos pasado de maravilla con ustedes. Aprendimos mucho y nos quedamos con muchas ideas que vale la pena poner en práctica. Su ejemplo es inspirador y su espíritu denodado es digno de imitar. Ojalá que las manos que dan cuerda a nuestros relojes les concedan mucho tiempo, buena salud y agradables lecturas. Ojalá que nosotros también recibamos la bendición de una larga vida entre libros y buenos amigos con quien compartirlos. Confiamos en llegar al retiro con el mismo entusiasmo que vemos en ustedes por leer, vivir y compartir, por "desmenuzar" un libro con fruición y paciencia. ¡Mil gracias AMIDELEC!

6 comentarios :

  1. que linda reseña, me encantó el encuentro de clubes y poder vivir esa experiencia, me encantaron todas, con todas las señoras de AMIDELEC que interactue pero la que más capto mi admiración fue Helen. Qué mujer! Esa es de las mías! La admiro.

    Gracias Henry por tomarte el tiempo de publicar esto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Henry por contarnos a los que no estuvimos. ¡Que envidia! se ve que estuvo muy amena la reunión, todo mundo en su mera salsa, que interesante imaginarme el intercambio de experiencias.

    Ojalá que hayan más reuniones como ésta en el futuro y conozcamos más círculos de lectura, es bonito poder identificarse con otras personas que compartan el amor por los libros, aún más si es un grupo organizado y con tanta experiencia como AMIDELEC.

    Ahora entiendo porque no he podido terminar de leer O'Yarkandal, ojalá alguien haya tomado nota.

    ¡Me llevan mi rosa el jueves!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Henry!

    Bonita reseña. Reúne lo ocurrido en el encuentro y describe la calidez que compartimos.

    Quisiera agregar algunas cositas que yo también rescato de la reunión y que con toda seguridad podemos capitalizar al interior del club.

    Nuestras amigas de AMIDELEC nos contaron como desarrollan sus reuniones. Y de ahí surgieron los siguientes tips:

    1. Tienen una agenda por reunión que va de la siguiente manera:

    a. Bienvenida
    b. Oración
    c. Lectura
    d. Comentarios
    e. Varios

    Me parece que podríamos tomar la idea de la agenda y adecuarla a nuestro club.

    2. La persona que modera realiza una cierta investigación sobre el libro que le permite recomendar otras lecturas relacionadas para sacarle el máximo provecho al libro elegido.

    3. Ellas realizan una actividad por año. Su experiencia ha sido la representación pública, teatral y musical de alguna obra.

    4. Ellas realizan un análisis más exhaustivo del libro. Han contado con el apoyo de expertos en el tema de la literatura.

    5. Han recibido técnicas de lectura para despertar el interés.

    6. Se han divido en comités de acuerdo a sus intereses:

    a. Comité social
    b. Comité cultural
    c. Comité humanitario
    d. Comité de transporte

    7. Su lugar de encuentro es rotativo. Se turnan en las casas de todas y la anfitriona las recibe con un refrigerio, ella dirige la reunión y es la encargada de hacer la agenda.

    8. Sugieren hacer una biblioteca del club.

    9. Sugieren hacer una solicitud a la Dirección Nacional de Publicaciones e Impresos (DPI) para la donación de libros en calidad de apoyo al club de lectura. Además, que nos incluyan en su base de datos para estar informados de sus actividades y ser tomados en cuenta en las invitaciones que realizan.

    10. Así como este año la celebración del día del libro tiene el slogan "Leer para vivir", se me ocurre que nuestro club podría tener un slogan por año ¿qué opinan?.

    Tal vez podríamos conversar el jueves sobre estos puntos a ver que podemos retomar para nuestro club.

    Felices lecturas amigos.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  4. Qué reseña tan bonitaaaaaa! Muchas gracias por compartirla de esta forma tan detallada, que permite sentir, casi, como si hubiéramos estado allí. Un gran saludo a las integrandes de AMIDELEC, mi admiración, respeto y mi deseo sincero para que sigan disfrutando por muchísimos años más de felices e interesantes lecturas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Henry, por compartir esto, para los que no estuvimos allí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por sus comentarios. Creo que valía la pena contarles algo de lo ocurrido en el encuentro entre clubes a los que no pudieron estar, y a la vez dejar una memoria de la experiencia para quienes pudimos disfrutar de la reunión. Que bueno que les haya gustado.

    Y como bien dice Loida, más allá de la calidez de la reunión, quedan varias cosas del método que emplean en AMIDELEC, que nosotros podemos discutir y a lo mejor decidamos adoptar.

    Saludos!

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!