martes, 23 de abril de 2013

Origen del Día Internacional del Libro


Déjenme que les hable un poco del Día Internacional del Libro, pues es una tradición que me trae muchos recuerdos de mi tierra. Este iba a ser un comentario del post sobre AMIDELEC, pero, como siempre, se ha alargado, así que he decidido convertirlo en un pequeño post.

Curiosamente, el día del libro comenzó como una tradición romántica en Cataluña (una región de España). El 23 de abril es el Dia de Sant Jordi (San Jorge), que murió el 23 de abril del 303. Sant Jordi es el patrón de Cataluña y las Cortes Catalanas convirtieron su día en festivo desde el año de 1456. Por ello, muchos catalanes se llaman Jordi. 

En Cataluña es famosa la leyenda de San Jorge y el dragón, que se enseña a los niños en la escuela. Fíjense que la princesa tiene una rosa en su mano

Sant Jordi es también el patrón de los enamorados en Cataluña (lo que en El Salvador sería San Valentín) y, por lo tanto, el 23 de abril es el Día de los Enamorados (lo que hoy en El Salvador sería el Día del Amor y la Amistad). Por ello, desde el siglo XV, en Cataluña existe la tradición de regalar una rosa a la mujer que uno ama durante el día del 23 de abril. 

En 1929, el escritor y editor valenciano Vicent Clavel i Andrés, que vivía en Barcelona, propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona y al Gremio de Editores y Libreros celebrar una fiesta para promover el libro. Pronto la fecha se movió al día 23 de abril, una fecha primaveral con buen tiempo y que coincidía con el aniversario del entierro de Cervantes y la muerte de Shakespeare, que fue la misma fecha: el 23 de abril de 1616 (aunque no el mismo día, pero esto daría para otro post).

El 23 de abril es el día del libro y de la rosa en Cataluña

Estas dos tradiciones quedaron unidas desde entonces en lo que se llama la Diada de Sant Jordi (el Día de San Jorge, en mi lengua). Es un día festivo, donde tradicionalmente se regalaba un libro a los hombres y una rosa a las mujeres (hoy a las mujeres se les regala un libro y una rosa). Es un día también de reivindicación de la cultura catalana y Cataluña amanece decorada con banderas catalanas en los balcones.

El día de Sant Jordi, una multitud pasea por las Ramblas de Barcelona comprando rosas y libros en los chiringuitos que hay a los lados. Verán que la mujer que está en el centro de la foto lleva un ramo de rosas

¿Cómo no recordar las díadas de Sant Jordi durante los nueve años que viví en Barcelona mientras estudiaba y comenzaba a trabajar? La ciudad había salido del frío y era una fiesta, inundada por gente feliz que salía a las calles. Las aceras estaban llenas de tienditas (paradas, como se les llama allí) donde se vendían rosas y libros. Los escritores se colocaban para firmar y dedicar los libros que la gente compraba. Había un ambiente de alegría y relax. Las vendedoras te decían al pasar: "Compri una rosa per la seva xicota" ("Compre una rosa para su novia"). Eso me molestaba pues me hacía recordar que no tenía novia, jaja. Bonitos recuerdos.

Una parada de libros en que la gente compra el 23 de abril. 

Basándose en esta tradición arraigada en Cataluña, el 15 de novembre de 1995, la Conferencia General de la UNESCO decretó el 23 de abril como el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor, que ha hecho que esta tradición centenaria se convierta en una festividad mundial de celebración de uno de los mejores inventos de la historia de la humanidad: el libro.

Junto con los libros hay paradas de rosas.

Ahora, cuando les traigan un libro y una rosa, como pasó con la reunión con AMIDELEC, ya saben de dónde viene la costumbre. Yo, hoy que es el Día de Sant Jordi extrañaré no estar en Barcelona, comprando rosas y libros para las personas que estimo.  Un abrazo.


4 comentarios :

  1. Qué chivo Vicent! Gracias por contarnos la historia de primera mano, jamás me hubiera imaginado que el día de libro tiene sus orígenes en un "día del amor" y que este a su vez en un cuento de princesa y dragón. Emociona ver esas fotos, con tanta gente en la calle con libros y rosas, para que no perdás la costumbre nos podés llevar rosas y libros el jueves.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Judith por comentar. Como me alegro que te haya gustado. Yo escribi el post con mucha emocion, pues me trae recuerdos de las cosas buenas de mi tierra. Hace 20 años yo era uno de los que estan en la foto, comprando libros y rosas. No sabia que la vida me iba a traer tan lejos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Chent, por compartirnos con detalle los orígenes de la celebración. Algo nos habían adelantado las señoras de AMIDELEC con el obsequio de la rosa y la notita explicativa de la tradición. Tal como nos cuentas debe ser una fecha muy bonita de vivir en tu tierra. Ayer comentábamos con Loida que un día festivo que incluye regalar libros, dista por mucho de las celebraciones netamente mercantilistas con que nos apabullan los comercios a cada rato por estos lares.

    Un abrazo, nos vemos el jueves!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Henry. Sí, es una fecha muy bonita de vivir. Una fiesta cívica y tradicional, donde lo que importa no es el dinero, sino las personas, las relaciones, la alegría y la tradición.

    Veo que las viejitas se me adelantaron con la leyenda de Sant Jordi. En principio, yo no quería hacer el post muy largo contando la leyenda. Sin embargo, viendo que tú y Judith la mencionan, he hecho un post sobre la misma.

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!