miércoles, 10 de abril de 2013

¿Por qué el chino es tan condenadamente difícil? (Parte 1)

Quería compartir con ustedes alguna información interesante sobre la lengua china, que es un tema que fascina a cualquier persona que lo conoce un poco. Esto amerita una serie como la de los asquenazís, pero simplemente no tengo tiempo para escribir tanto. 

Los ideogramas chinos se diseñaron en una época que se escribía a mano. De ahí la dificultad de introducirlos en las computadoras, para lo cual hay varios métodos ingeniosos.

Buscando alternativas, se me ha ocurrido que sería una buena idea traducir al español un artículo que leí hace tiempo y que me pareció divertido e informativo. Si debo hacer alguna nota personal, la haré entre corchetes y negrita, es decir, así: [nota de Chent]

El artículo está en inglés coloquial y para mí es un reto traducirlo, pues en español las cosas se expresan de forma diferente y yo sigo la filosofía de la traducción que explicó Umberto Eco en "Decir casi lo mismo".

Para los interesados en el tema de la traducción, este libro es un excelente recurso, con una filosofía propia y multitud de ejemplos.

Esta filosofía podría resumirse en el hecho de que el texto traducido debe parecer cómo si se hubiera concebido y escrito directamente en la lengua de destino (en nuestro caso, en español). No sé si lo he conseguido pero el resultado de mis intentos se ve a continuación. 

¿Por qué el chino es tan condenadamente difícil? 


por David Moser
Centro de Estudios Chinos de la Universidad de Michigan

La primera pregunta que cualquier persona sensata podría preguntarse al leer el título de este ensayo es "¿Difícil para quién?". Una pregunta razonable. Al fin y al cabo, los chinos parecen aprender su lengua sin problemas. Cuando los niños chinos pasan por la terrible edad de dos años es el idioma chino el que utilizan para volver locos a sus padres y, después de unos pocos años más, los mismos niños utilizan los increíblemente complicados caracteres chinos para garabatear notas de amor y listas de compras. Entonces, ¿qué quiero decir con "difícil"?

Como sé, desde el principio, que el tono general de este documento va a incluir muchos lamentos y quejas, quiero sincerarme y explicar exactamente lo que quiero decir. Con "difícil" quiero decir "difícil para mí", un hablante nativo de inglés que intenta aprender chino de adulto, pasando por todo el proceso de los libros de texto, los casetes, los compañeros de conversación, etc...todo el lío tortuoso  Quiero decir "difícil para mí" (y, por supuesto, para muchos otros occidentales que han pasado años de su vida golpeando sus cabezas contra la Gran Muralla del Chino).

Sin embargo, si ello fuera todo, mi afirmación sería bastante trivial. Por supuesto que el chino es difícil para mí. Al fin y al cabo, cualquier idioma extranjero es difícil para alguien que no es nativo, ¿verdad? Bueno, más o menos. No todas las lenguas extranjeras son igualmente difíciles para un estudiante. Depende cuál es tu lengua nativa. Un francés puede aprender italiano más rápidamente que un americano y un americano medio probablemente pueda dominar el alemán mucho más rápido que un japonés medio, y así sucesivamente. Así que parte de lo que afirmo es que el chino es difícil comparado con... bueno, comparado con cualquier otro lenguaje que quieras abordar. Lo que quiero decir es que el chino no es sólo difícil para nosotros (hablantes de inglés) sino que es difícil en términos absolutos. Es decir, el chino es también difícil para ellos, para los chinos.

Si no lo cree, pregunte a un chino. La mayoría de chinos reconocen alegremente que su lenguaje es difícil, quizás el más difícil de la tierra (muchos chinos incluso están orgullosos de ello, de la misma manera que algunos neoyorquinos están orgullosos de vivir en la ciudad más inhabitable de Estados Unidos). Quizás todos los chinos merecen una medalla sólo por haber nacido chinos. En cualquier caso, los chinos se dan cuenta, por lo general, de que su lengua nativa se compara al Everest, ya que, desde su posición privilegiada, pueden observar a los extranjeros temerarios jadeando y resoplando mientras intentan subir las laderas empinadas.

Es conocido el supuesto hecho de que si tomas la expresión inglesa "It's Greek to me" ["me suena a chino", en español] y buscas expresiones equivalentes en todas las lenguas del mundo para llegar a una conclusión de qué idioma es el más difícil, el resultado de esta encuesta lingüística es que el chino gana fácilmente el título canónico de "idioma incomprensible". (Por ejemplo, los franceses tienen la expresión "C'est du chinois", "Es chino", es decir, "Es incomprensible". Otras lenguas tienen dichos similares). Entonces surge la pregunta: "¿Qué consideran los propios chinos como un lenguaje imposiblemente difícil?". Si se busca la frase correspondiente en chino, lo que se encuentra es Gēn tiānshū yíyàng 跟天书一样, que significa "Es escritura celestial".


En este curioso gráfico, sacado de un blog sobre lenguaje se ve qué lenguaje se considera incomprensible en las diferentes lenguas. Por ejemplo, en inglés, la expresión "It's Greek to me" significa lenguaje incomprensible. Por lo tanto, hay una flecha del inglés al griego. Los hispanohablantes dicen "me suena a chino" y, por ello, hay una flecha del español al chino. Vean la concentración de flechas que dirigen al chino, lo que prueba la tesis del autor de este artículo.

Hay algo cierto en todo esto: el chino merece su reputación de ser una lengua dolorosamente difícil. Aquellos que quieran emprender el estudio del idioma por cualquier otro motivo que no sea el puro placer de hacerlo acabarán frustrados por la relación abismal que existe entre esfuerzos y resultados. Aquellos que se ven atraídos por la descorazonadora complejidad y dificultad del lenguaje no se decepcionarán. Sea cuál fuere el motivo por el que comenzó, cada persona que ha emprendido el estudio del chino acabará preguntándose más pronto o más tarde: "¿Por qué demonios estoy haciendo esto?" Los que todavía pueden recordar su objetivo original harán bien en abandonar el intento en ese mismo momento, ya que nada merece todo ese  esfuerzo tedioso. Los que simplemente se dicen: "He llegado hasta aquí. No puedo parar ahora" tendrán alguna posibilidad de éxito, ya que tienen el tipo de obstinación estúpida y la falta de sensatez que se requieren para aprender chino.

Bien, después de haber explicado un poco lo que quiero decir por "difícil", vuelvo a mi pregunta original: "¿Por qué el chino es tan condenadamente difícil?"

[Continuará]

1 comentario :

  1. Buen artículo Chent! Que bueno que continuará!
    Personalmente admiro mucho a las personas que se arriesgan en la difícil tarea de aprender ese idioma.

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!