jueves, 20 de junio de 2013

Una mirada sobre El último judío

Les comparto la opinión que Stephanie nos envió hoy sobre El último judío, a todos los que la escuchamos nos pareció bastante completa y quisimos compartirla con los demás miembros del club.

La verdad me ha encantado el libro.  Es entretenido, se lee rápido y muestra la historia de una manera bastante interesante sin llegar a aburrir en ningún momento. Me encanta ver como el escritor muestra todos los valores y los vicios que puede llegar a tener el ser humano como tal, no porque sea judío o cristiano, hombre o mujer, rico o pobre, sino sólo por ser humano.

Como comenté la semana pasada, hacía ya bastante tiempo que un libro no me causaba una emoción tan profunda como la que sentí (ahora si ya puedo decirlo) , cuando Ángel Costa mató a Manuel Fierro, ¿cómo se puede ser tan traidor en la vida? Yo no tenía problema con que Ángel odiara a Yonah aunque fuera el protagonista, pero denunciar y luego matar al hombre que lo había dejado vivir en su casa y dado de comer por años, eso solo lo hacen los seres más despreciables del mundo, y lo peor es que la denuncia estaba basada en una sarta de mentiras, lo cual agrava más su ya de por sí, asqueroso proceder, la muerte fue muy poco castigo para esa rata. 

Los hermanos Fierro son cosa aparte, su serenidad para ver la vida, su generosidad, su amabilidad, su tolerancia, son rasgos que los hacen unos personajes carismáticos. Me quedé helada cuando leí que Manuel posponía su huída para dejar una especie de testamento, donde dejaba el dinero del salario adeudado y las escrituras de sus tierras a sus empleados, dentro de los cuales estaba incluso Ángel Costa.

Y Nuño, pues que decir de él, es la mano salvadora que rescata a Yonah de una vida errante y sin futuro y eso lo hace uno de los mejores personajes, pero pienso que sin Manuel, Yonah jamás hubiera llegado a Nuño, el herrero me parece el más generoso y noble de los hermanos. 

Creo que Yonah, resume el papel de los Fierro en la siguiente frase, la cual a mi parecer, es la que define la clave de todo el libro: 
"Hay dos hombres con los que siempre estaré en deuda. Ambos se llaman Fierro y siempre serán mis maestros"

La verdad, sin los Fierro Yonah hubiera terminado como un mendigo cualquiera, andar sin rumbo en la vida puede parecer muy romántico cuando se es joven, pero a medida que pasan los años, hay una necesidad de estabilidad. El mismo Yonah lo dice cuando le pide a Nuño que le enseñe el oficio de médico y éste le pregunta por qué esté interesado en aprenderlo y la respuesta es "Necesito formar parte de algo".

Me gusta la integridad de Yonah, en el momento en que piensa quedarse con el dinero de Manuel, yo pensé "bueno, el hermano no lo necesita, eso le solucionaría la vida, ¿por qué no?, ya hizo bastante llevándole los instrumentos, otro ni eso hubiera hecho", pero si lo hacía algo moría en su personaje, aunque tuviéramos miles de razones para justificarlo, si lo hacía, dejaba de ser Yonah, el íntegro, el judío, el hijo de su abba. No lo podía hacer. 

Pienso además que Yonah. absorbió una pequeña parte de la personalidad de Nuño, se hizo una persona más analítica y tolerante escuchando las palabras de su maestro que como un fantasma aparecía en su cerebro susurrándole consejos, aprendiendo a controlar sus emociones, realmente, no se cómo tenia los riñones para ver a Bonestruca a la cara y no querer ahorcarlo ahí mismo. 

También me gusta la manera de pintar a las mujeres en la novela, no son objetos, no son mujeres desvalidas que esperan que los caballeros andantes las rescaten, son mujeres protagonistas, con decisión y prácticas, que saben qué hacer y cuando.

Lucia Martín, no sale mucho, pero las pocas veces que aparece, muestra que es una amiga leal, como lo era su padre.

La granjera, que decide sobre su vida y su cuerpo, como quiere; no digo que las decisiones sean buenas o malas, solo digo que son suyas y eso me gusta. 

La viuda Cavaller, que tenia claro que Yonah, no era su futuro y no duda en dejarlo cuando tiene la oportunidad de casarse con el carnicero. 

Reyna que tiene claro como comportarse en cada momento, cuando es la empleada, cuando es la amante, cuando es la mujer que reclama, incluso cuando es una especie de mamá de Yonah, a pesar de ser la empleada y amante de los tres doctores, nunca la percibí como un objeto, para mi siempre fue "la mujer de la casa".

Las frases que más impacto han generado en Stephanie son:

"¿Que saben ellos de Jesús?" -El Dr. Espina al hacer referencia a la Inquisición. 

"¿Qué plan divino puede exigir que tantos de nosotros seamos hombres colgados?" -Yonah.

"Los hombres de todas las religiones piensan que Dios solo los escucha a ellos" -Mingo.

"A menudo creo en Dios pero en ocasiones pierdo la fe". Nuño Fierro. 


2 comentarios :

  1. Stephanie. Gracias por estos comentarios tan atinados que nos envió para la reunión de ayer. Comparto con usted muchas de las opiniones ahí expresadas. Esta mañana he vuelto a leerlo para disfrutar en privado de sus señalamientos. Que alegría que haya disfrutado de la lectura y haya sentido con pasión algunos de los acontecimientos ahí narrados.
    Definitivamente este libro ha superado por mucho a la mayoría de las lecturas de este año, en el sentido de que es para el deleite. Una historia entretenida y llena de hechos que nos hacen querer seguir la trama para conocer el desenlace y destino del protagonista.
    Yo la animo a que siga escribiendo sus post en este blog en cualquier momento, porque veo que se le da muy bien esto de escribir. Un fuerte abrazo y nos vemos el próximo jueves para la película.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Loida por su comentario y ánimos, y gracias a todos los que tuvieron a bien la publicación de mis comentarios.
    Nos vemos el jueves para la película

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!