viernes, 27 de septiembre de 2013

Otro comentario de Ni de Eva ni de Adán

Amigos, ¡cómo he disfrutado sus post!. Es bien rico saber lo que otros opinan sobre lo que a uno le ha gustado tanto y luego hacer un alto y dar una mirada hacia lo que ya hemos recorrido con la lectura.

Comparto que hemos tenido altibajos en calidad e intensidad. Que este libro de Amélie Nothomb es sin duda uno de los libros más rescatables en lo que va del año y que tiene frases poderosas que te erizan todo. Más allá de si estamos de acuerdo o no con su proceder o sus opiniones, la calidad literaria es indiscutible. Otra vez ¡gracias a Mike por la recomendación!

Es verdad que el libro es altamente subrayable, sin embargo, uno tiene que priorizar pues, y a fuerza de ser escueta, dejo unas pequeñas partes que a mí más me cautivaron porque reflejan la fuerza y la intensidad del sentimiento de esta mujer:

"Hay que reconocer que el francés es un idioma perverso"

"El señor de la casa tenía aspecto de obra de arte contemporánea, hermoso e incomprensible"

"Que Tokio se protegiera de la onda expansiva: se iban a enterar. Me abalancé sobre el papel virgen con tal convicción de que la tierra temblaría."

"Fui a contemplar la noche sobre una ciudad en la que, cada año, la mayoría de los niños de cinco años se enteraban de que habían fracasado en la vida. Me pareció escuchar conciertos de lágrimas contenidas."

"Por suerte, resulta imposible aburrirse viendo pasar seres humanos, sobre todo en Japón."

"No, a la gente no le gusta que uno tenga su propia fe."

Y podría seguir, pero no se trata de transcribir aquí el libro. Reitero mi palabra con la que yo describo a la Nothomb: Descarada, e insisto que ningún otro adjetivo calificativo que yo le confiera (como mordaz, cínica, brutal, etc.) es en ningún momento peyorativo ni mucho menos negativo, sino todo lo contrario. Todo es en el sentido más admirable de las palabras. ¡Me encanta!

El final del libro me embriagó. Tuve que leerlo dos veces. La segunda vez escuchando la Rapsodia húngara de Liszt. Fue una experiencia maravillosa. El libro tiene uno de esos finales que le quedan grande a la historia porque lo tiene todo: pasión, emoción, contrariedad, ligereza, fuerza, cinismo. Y llama la atención que todos los comentarios que hemos hecho de este libro los hacemos calificando múltiples veces a la autora sin que aterricemos en uno solo. Ella es una mezcla de cosas extrañas que la hacen fascinante. ¡Claro que seguiré leyendo más de su obra! Ojalá lo hagamos juntos de nuevo.

2 comentarios :

  1. Hola Loida.

    Comparto, todas las frases que ha puesto en su post y agregaría las siguientes:

    "Nada es más misterioso como lo que ocurre delante de uno"

    "El sagrado aliento del universo que precede a la aurora"

    "Los supervivientes saben que nunca les comprenderán"

    "quería intentar aquella experiencia, aunque sólo fuera por no tener que arrepentirme jamás de no haberla intentado"

    "El único deshonor es no ser libre"

    "Y cuando me dicen la palabra adecuada, por fin soy capaz de sentir"

    ResponderEliminar
  2. Recien terminé de leer el libro y he quedado invitada a leer más, aunque al principio sus titulos me parecieron raros, pensé encontrar algo de Becket con literatura del absurdo, cosa que invitaba a leer, asi como ver las portadas con imagenes goticas y extravagantes de la misma Amelie, al fin en cada página se iba descubriendo la misteriosa mujer, que nos describe con cinismo sus pensamientos y la fuerza inyectada en cada frase nos hace vivir junto a ella con risa, asco, desaprobación, orgullo y demás sensaciones que logra transmitir

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!