viernes, 4 de octubre de 2013

Marco geográfico, histórico y sociológico de Un hombre del pueblo

NIGERIA

Nigeria, oficialmente la República Federal de Nigeria (en inglés Federal Republic of Nigeria; en hausa Jamhuriyar Taraiyar Nijeriya; en igbo Ȯha nke Ohaneze Naíjíríà; en yoruba Àpapọ̀ Olómìnira ilẹ̀ Nàìjíríà) es un país soberano situado en África occidental, en la zona del golfo de Guinea, cuya forma de gobierno es la república federal presidencialista. Su territorio está compuesto por 36 estados federales y un distrito federal. Su capital es Abuya, con 1,178,568 habitantes, y su ciudad más poblada y anterior capital es Lagos, con 7,937,932 habitantes (datos de 2006). 

Nigeria está situada en el oeste de África en el golfo de Guinea y tiene una superficie total de 923,768 km², lo cual lo convierte en el trigésimo segundo país más grande del mundo (después de Tanzania). Es comparable en tamaño a Venezuela y más del doble de California. Comparte 4,047 kilómetros de frontera: 773 km con Benin, 1,497 km con Níger, 87 km con Chad, 1,690 km con Camerún y tiene una costa de alrededor de 853 km.

Nigeria tiene un clima cálido con escasa amplitud térmica anual. En la franja costera se producen lluvias intensas que oscilan entre los 2,000 y los 4,000 mm anuales; la atmósfera es muy húmeda. Hacia el interior las precipitaciones van disminuyendo (Kaduma, 1,227 mm). En el extremo norte, las lluvias no suelen superar los 600-700 mm.

Los biomas dominantes en Nigeria son la sabana, en el norte y centro, y la selva, al sur. La mayor parte de la costa de Nigeria se encuadra en el manglar de África central, y la diversidad ecológica del país se completa con la pradera de montaña del mosaico de selva y pradera de la meseta de Jos. 

Los ríos principales de Nigeria son el Níger y el Benue que convergen y desembocan en el delta del Níger, el más grande del mundo. El relieve de Nigeria está dominado por los valles de estos ríos en forma de "Y", la llanura costera está formada por los aportes fluviales y su anchura varía entre los 20 y los 100 km. Hacia el norte el terreno va descendiendo en dirección a la región de la miada y al lago Chad, que se encuentran sólo a 250 metros de altitud y cuyas orillas constituyen una región pantanosa. El punto más alto de Nigeria es Chappal Waddi con 2,419 metros, ubicado en el sureste, cerca de la frontera con Camerún. Más al Norte surge la meseta de Bauchi, de carácter granítico, que enlaza con el gran sistema de altiplanicies de Níger y Chad y que en algunos de sus puntos como los montes Murchison, superan los 2,000 metros.

Desde que en los años 60 fue descubierto el petróleo, la economía nigeriana pasó de ser agrícola y de pastoreo, a industrial. Con 15,600 millones de barriles en reservas de crudo y más de 3 millones de m3 de gas natural, es uno de los países africanos que más se han desarrollado. No obstante, la fuerte dependencia del petróleo y el hecho de que este se encuentre en manos de empresas extranjeras, hace que existan graves desigualdades sociales. Mientras la mayoría de los nigerianos vive con menos de un dólar al día, el salón de trono del rey es de oro comprado con el dinero del petróleo. La balanza de pagos es positiva gracias a la exportación de crudo que se conduce a través de gasoductos desde el interior hasta los puertos del Atlántico. Destaca también la industria petroquímica, de automóviles y las refinerías. En cuanto al resto de la actividad productiva, sólo tiene cierta importancia el cacao, al que se destina el 50% del suelo cultivable y que va dirigido en su integridad a la exportación. La agricultura y la ganadería ocupan al 50% de la población, pero apenas puede abastecer la propia demanda interna.

Nigeria es el país más poblado de África y el séptimo país más poblado del mundo, cuenta con aproximadamente un quinto de la población del continente africano. Aunque menos del 25% de los nigerianos viven en asentamientos urbanos, al menos existen 24 ciudades con población mayor a 100,000 habitantes. La variedad de costumbres, idiomas y tradiciones dadas por los 250 grupos étnicos que coexisten en Nigeria le dan al país una gran diversidad. El grupo étnico dominante de la región norte es el Hausa-Fulani, de los cuales una gran mayoría son musulmanes. Otros de los grupos étnicos importantes de esa zona son los Nupe, Tiv, y Kanuri. La etnia Yoruba predomina en sur. Más de la mitad de los Yorubas son cristianos y cerca de un cuarto, musulmanes. El resto, en su mayoría siguen creencias tradicionales. El grupo predominantemente cristiano Igbo es el grupo étnico más grande del sudeste. La mayoría son católicos romanos, aunque los anglicanos, pentecostales y otras denominaciones evangélicas también tienen importancia.

Las comunidades Efik, Ibibio, Annang, e Ijaw (los cuatro grupos étnicos más grandes del país) también conforman un segmento sustancial de la población en el área. Personas con diferentes idiomas, generalmente se comunican en inglés, aunque el conocimiento de dos o más idiomas nigerianos es común. Los idiomas más difundidos son el Hausa, Yoruba e Igbo. En los últimos años hubo esporádicos choques entre grupos cristianos y musulmanes, particularmente en el norte del país, en donde hubo presión para introducir la ley islámica Sharia.

El número de idiomas catalogados en Nigeria actualmente se calcula en 521. Este número incluye 510 lenguas vivas, dos segundas lenguas sin hablantes nativos y nueve lenguas extintas. En algunas zonas de Nigeria, los grupos étnicos hablan más de un idioma. El idioma oficial de Nigeria, el inglés, fue elegido para facilitar la unidad cultural y lingüística del país. La elección del inglés como idioma oficial se relaciona en parte al hecho de que una parte de la población nigeriana habla inglés como consecuencia de la colonización británica que terminó en 1960.

Las principales lenguas habladas en Nigeria representan a las tres grandes familias de lenguas africanas. La mayoría son lenguas del grupo Níger-Congo, como el yoruba y el igbo; el idioma hausa es afro-asiático, y el kanuri, hablado en el noreste, principalmente en el Estado de Borno, una lengua miembro de la familia nilo-sahariana. Aunque la mayoría de los grupos étnicos prefiere comunicarse en su propio idioma, el inglés, siendo la lengua oficial, es ampliamente utilizado para la educación, las transacciones comerciales y con fines oficiales. El inglés como primera lengua, sin embargo, sigue siendo un coto exclusivo de una pequeña minoría de la élite urbana del país, y no se habla en absoluto en algunas zonas rurales. 

Puesto que la mayoría de la población de Nigeria está en las zonas rurales, las principales lenguas de comunicación en el país siguen siendo las lenguas indígenas, algunas de las cuales son reconocidas como lenguas nacionales. Algunos de los más grandes de estas, en particular, el yoruba y igbo, han derivado lenguajes estandarizados de una serie de dialectos diferentes y son hablados por diversos grupos étnicos. El inglés pidgin de Nigeria, a menudo conocido simplemente como "pidgin" o "broken" (Broken English), es una lengua criolla derivada del inglés y también una lengua franca popular, aunque con diferentes influencias regionales en dialecto y la jerga. El inglés pidgin es ampliamente hablado en las regiones del delta del Níger, predominantemente en Warri, Sapele, Port Harcourt, Agenebode, Ewu, y Benin City.

Hay consenso en la idea de que la personalidad más relevante de la cultura nigeriana es Chinua Achebe

MARCO HISTÓRICO

Chinua Achebe tenía unos 15 años hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, justo el tiempo en el que la colonia británica empezó a dar algunos espacios a los nigerianos en la política y administración del país. La llamada “Constitución Macpherson” entró en vigencia en 1951 y creó una Cámara de Representantes federal compuesta por un presidente y 184 miembros elegidos por las asambleas regionales, y un gobierno central integrado por seis miembros oficiales y doce elegidos por la Cámara. Este fue el preciso momento en que el renacimiento literario nigeriano tuvo lugar. Ya en mayo de 1957 se estimó la conveniencia de nombrar un primer ministro federal y, el 30 de agosto de ese mismo año, el primer ministro de la región Norte, Abubakar Tafawa Balewa, fue nombrado para ese cargo. Su gobierno guió el país durante los siguientes tres años, operando con una autonomía casi completa en los asuntos interiores. Fue en ese contexto que Chinua Achebe publicó su primer libro "Todo se derrumba".

A Nigeria le fue concedida la independencia total en 1960, como una federación de tres regiones, cada una reteniendo un sustancial grado de autonomía. Entonces los igbos componían el 60 o 70% de la población del sudeste, los fulani el 65% de los del norte y los yorubas el 75% de los del suroeste.

Pero ni el estado monárquico, ni el estado federal lograron cimentar bases solidas de despegue para la incipiente república. Los remanentes estructurales de la colonia británica fueron heredados por la burguesía local, incapaz de representar los intereses del intrincado conglomerado mult-iétnico nigeriano. Casi un lustro de batallas intestinas, persecuciones, encarcelamientos y condenas entre los diferentes actores de las regiones representadas en el poder, deterioró rápidamente la frágil democracia en construcción. Las sospechas de fraudes en las elecciones de 1964, la crisis económica, las acusaciones de corrupción a importantes funcionarios y la creciente polarización política, llevaron el 15 de enero de 1966 a un golpe militar por parte de los oficiales más jóvenes del ejército, en su mayoría igbos de mandos medios o bajos de tendencia izquierdista y dirigidos por el mayor Chukwuma Nzeogwu. Eso ocurrió apenas un día después de la publicación de Un hombre del pueblo, lo que hizo que muchos sospecharan de Achebe como un conspirador, pues en el libro se menciona un golpe de estado, algo que nunca antes había ocurrido en la joven nación nigeriana. Sin embargo, ninguna de esas acusaciones demostró tener fundamentos.

Luego del golpe, la mayoría del ejército permaneció fiel al gobierno y a su comandante en jefe, general Johnson Aguiyi-Ironsi, quien rápidamente encarceló a los golpistas, restableció el orden e instauró un régimen militar, convirtiéndose en jefe de Estado en reemplazo del presidente Nnamdi Azikiwe, que se encontraba en Londres recibiendo tratamiento médico. El general Aguiyi-Ironsi, un ibo de religión católica, conocido afectuosamente como “Johnny Ironside” desde su época de comandante en jefe de las fuerzas de las Naciones Unidas en la República del Congo, suspendió la constitución, disolvió todos los cuerpos legislativos, prohibió los partidos políticos, nombró gobernadores militares en todas las regiones y formó a un gobierno, integrado por un Consejo Supremo Militar y un Consejo Ejecutivo federal. Mientras tanto, creció el resentimiento en las regiones norte y oeste donde el golpe militar fue interpretado como una maniobra de los igbos para hacerse con el poder, esto iba especialmente en contra de los oficiales yorubas o hausas.

El 29 de julio de 1966, los norteños realizaron un contra-golpe, dirigido por el alférez coronel Murtala Mohammed. Esto situó en el poder al alférez coronel Yakubu Gowon. Las tensiones étnicas consecuencia de los sucesivos golpes aumentaron y condujeron, en septiembre de 1966, a las masacres a gran escala de igbos cristianos residentes en el norte musulmán, produciéndose unas 8,000 a 30,000 muertes de igbos.

El descubrimiento de grandes cantidades de petróleo en el delta del río Níger, con su enorme red de ríos y ciénagas en la punta más al sur del país, entre las regiones del este y sudoeste, llevó a las provincias del sudeste a anexionarse esta región para ser autosuficientes y cada vez más prósperos. Sin embargo, la exclusión del poder de las regiones orientales hizo que muchos temieran que los beneficios obtenidos del petróleo fueran empleados en beneficio de las áreas del norte y suroeste, y no en el sudeste. Todos estos factores llevaron a los igbos a reclamar la secesión.

El gobernador militar del Sudeste igbo, el coronel Odumegwu Ojukwu, aludiendo a las masacres norteñas y al fraude electoral, anunció en el parlamento sureño la secesión de la región del sudeste de Nigeria y proclamó el 30 de mayo de 1967 (29 de mayo en diversas fuentes) la República de Biafra como nación independiente. Aunque gozaban de la simpatía europea y de muchas otras partes del mundo, sólo cuatro países reconocieron la recién fundada república. También se dice que una de las principales razones por las que Ojukwu proclamó la República de Biafra fue que no reconocía a Gowon como jefe de estado ya que no era el siguiente oficial en la jerarquía militar tras Ironsi. Los diferentes acuerdos de paz, y especialmente el de Aburi, Ghana (Acuerdo de Aburi) no tuvieron resultado y los tiroteos continuaron.

La cruenta guerra que se prolongó por 31 meses y dejó un millón de muertos y más de cuatro millones de desplazados. saltó a los medios por la hambruna en diversas zonas sitiadas, y la consecuente denuncia de genocidio perpetrado contra los igbo de estas regiones.  Como resultado de la guerra, Bernard Kouchner y otros doctores franceses que estuvieron en la Biafra sitiada, crearon en 1971 la ONG Médicos Sin Fronteras.

Achebe terminó profundamente afectado tras el conflicto de Biafra, al punto que dejó de escribir por muchos años. Recién en 2012, apenas a un semestre de su muerte, Achebe publicó unas esperadas memorias sobre aquella brutal guerra. 

"There was a country: a personal history of Biafra", rememora sus vivencias en ese doloroso periodo de la historia de Nigeria, cuando él formó parte del ministerio de Información de Biafra y desempeñó laborales diplomáticas hasta el final de la guerra.

1 comentario :

  1. Wow!!!! que fotos más lindas Henry!!! yo solamente había leído en el celular este post y ahí no puedo ver las imágenes, así que lo volveré a leer aquí disfrutándolo mejor y a todo color!

    Gracias =)

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!