martes, 1 de julio de 2014

La conciencia de Zeno, Ítalo Svevo

“Hay tres cosas que siempre olvido: Los nombres, las caras y... de la tercera no me acuerdo". Ítalo Svevo.
La Conciencia de Zeno es unánimemente alabada por la crítica como una de las obras cumbres de la literatura, como así lo atestiguan las cientos de ediciones de esta novela. 

 No obstante, es un clásico algo peculiar; poco leído y conocido si se compara con Ulisses o con En busca del tiempo perdido, y caracterizado por ser el relato de lo que unos –erróneamente- denominan nihilista y que otros -más acertadamente- consignan como vitalista. Mas, aceptando que la fama alcanzada por La conciencia de Zeno no llega a ser, siquiera, comparable con la de las obras de Joyce o Proust y, pese a que el narrador de Svevo no demuestre una habilidad tan pasmosa para retorcer y reconfigurar ese tiempo bergsoniano (que, pese a todo, está muy presente en la novela), es imposible negar que esta novela es, por méritos propios -ya que aúna maestría y entretenimiento-, un clásico con letras doradas. 

Svevo en esta novela no mira más allá de los confines de Trieste, su ciudad natal, tal y como ocurre en las primeras obras de su amigo Joyce, el cual nunca abandonó Dublín en los últimos años de Irlanda como colonia británica. Svevo muestra en ella una aguda y sardónica visión de Trieste y de su héroe, Zeno Cosini, un mediocre hombre de negocios que engaña a su mujer y miente a su psiquiatra mientras intenta explicarse a sí mismo revisando sus memorias. 

El protagonista Zeno utiliza el psicoanálisis, dice, para descubrir el porqué de su adicción al tabaco. Tal y como revela en sus memorias, cada vez que ha dejado de fumar lo ha hecho con la férrea decisión de que ese sería su último cigarrillo, sintiendo con ello la estimulante sensación de que su vida comienza de nuevo sin el lastre de sus viejos hábitos y errores. Esta sensación, sin embargo, es tan fuerte y agradable que le impulsa a fumar de nuevo, aunque sólo sea para sentirla una vez más al volver a dejar de fumar. 

Svevo también fumó durante toda su vida. Paradójicamente, mientras en su lecho de muerte intentaba reponerse de las mortales heridas sufridas tras ser atropellado por un coche al ir a cruzar la calle, Svevo solía pedir un cigarrillo a sus visitantes intentando convencerles de que ese sería realmente su último cigarrillo, mas su petición no fue atendida. 

A esta magistral obra nos vamos a sumergir este mes de julio en el Club de la Buena Estrella, bajo la viñeta País-Región/Italia. Agradecemos a Xóchitl Hernández por haber recomendado este libro.

Les animamos a que nos acompañen en esta lectura y a que nos comenten sus impresiones o cualquier cosa que nos quieran compartir relacionada con la obra de Svevo.

FICHA 

Mes: Julio
Viñeta: País-Región/Italia. 
Título: La conciencia de Zeno 
Autor: Ítalo Svevo
Título original: La Coscienza di Zeno
Editorial: RBA
Año publicación: 2010 (1923)
Traducción por: Mercedes Rodríguez Fierro
Temas: Literatura: Narrativa 







DIVISIÓN DE LAS LECTURAS 

03 de Julio/2014 
Biografía de Ítalo Svevo y película del libro de Junio.
Prefacio
Preámbulo
1. El Tabaco 
(Pág. 15 en PDF)

10 de Julio/2014 
2. La muerte de mi padre
3. La historia de mi matrimonio 
(Pág. 83 en PDF)

17 de Julio/2014 
4. La esposa y la amante 
(Pág. 145 en PDF)

24 de Julio/2014 
5. Historia de una asociación comercial
(Pág. 214 en PDF)

31 de Julio/2014 
Psicoanálisis
(Pág. 236 en PDF)

SINOPSIS 

Zeno Cosini, narrador en primera persona de esta genial novela, inicia su autobiografía por consejo del psiquiatra, a quien ha acudido en busca de ayuda para curar el vicio del tabaco y la pesadumbre de enfermedades imaginarias. 

El personaje no se construye poco a poco a través del relato de vericuetos intimistas, sino que ya en el primer capítulo, "El tabaco", queda dibujado de cuerpo entero y con una precisión y originalidad que nos cautiva y nos enreda. 

Zeno ocupa desde hace casi un siglo un sitio de honor en el elenco de personajes que la literatura ha creado y que perviven gracias a las evocaciones, identificaciones y risas que provocan en las sucesivas generaciones de lectores. 

EL AUTOR 

Italo Svevo (1861-1928) es el seudónimo literario de Ettore Schmitz, nació en la ciudad hoy italiana de Trieste, que por entonces formaba parte del Imperio Austro-Húngaro. Su padre era un comerciante austriaco de origen judío y su madre italiana. Esta dualidad de origen se refleja en el seudónimo literario elegido, que significa "Italo Germano". 

Svevo trabajó como empleado de banca, oficio que compaginó con la escritura, hasta que se casó con su prima Livia Veniziani, lo que le permite dedicarse a los negocios de su suegro y viajar. Estas actividades no le alejan de la literatura, colabora en periódicos y publica sus dos primeras novelas –Una vida (1893) y Senectud (1898)–, que resultaron un fracaso. Pero en 1907 entabla amistad con James Joyce, quien le dio clases de inglés durante la estancia de éste en Trieste y le anima a seguir escribiendo. Gracias al escritor irlandés, Svevo sería aplaudido por la crítica cuando publicó en 1923 su tercera novela, La conciencia de Zeno, hoy reconocida unánimemente por la crítica como una de las novelas más importantes del siglo XX. 

Svevo escribió en el dialecto local de Trieste y a su muerte, en 1928, dejó medio escritos una serie de cuentos y una cuarta novela, El vejestorio o Las confesiones de un anciano.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete a nuestro blog!