viernes, 30 de octubre de 2015

Los Borgia, Mario Puzo

"La amistad lo es todo. La amistad vale más que el talento. La amistad vale más que el gobierno. La amistad vale casi tanto como la familia" 
Mario Puzo
Amigos lectores, luego de haber finalizado la lectura correspondiente al mes de octubre y tras haber visto la película que inspiró su libro, pasamos rápidamente a la lectura programada para noviembre, cuya viñeta nos lleva a leer una novela histórica. En esta ocasión, le toca el turno al escritor estadounidense descendiente de italianos, Mario Puzo, con su novela Los Borgia.

Tras la honda huella que dejó en los lectores la familia Corleone de El Padrino, Puzo vuelve a conmovernos con unos personajes crueles y cautivadores, víctimas de sus feroces instintos. Resultado de una labor de más de diez años y de la maestría literaria del autor, Los Borgia evoca de modo incomparable las grandes pasiones que mueven la historia. Un libro fundamental, el legado literario de Mario Puzo, uno de los más grandes escritores del siglo XX.

Los Borgia (título original The Family) es una novela publicada en el año 2001. Es la última novela escrita por este escritor y la realizó en colaboración con su asistente personal y compañera, Carol Gino y el historiador Bertram Fields.

Es una novela del género histórico, que narra la vida de la familia del Cardenal Rodrigo Borgia, durante el Renacimiento. Puzo escribe acerca de los pecados, las pasiones y la ambición del Papa Alejandro VI y sus hijos César, Lucrecia, Juan y Jofre.

Los animamos a que nos acompañen en esta apasionante lectura que sin duda nos sumergirá en la grandeza y en las miserias de esta familia.

Los Borgia ha sido una recomendación de Loida Pineda. ¡Que lo disfruten!

Foto: Natalee Castro.
SINOPSIS

La primera gran familia del crimen: Un retrato fascinante de una familia cuya ambición y sed de poder le llevaría a la cima del mundo, y la crónica del alto precio que pagaron por ello. Mientras la implacable peste negra asolaba Europa, una nueva cultura empezaba a florecer en las ciudades y el estudio de las grandes civilizaciones clásicas iniciaba una época de esplendor para las artes, las letras y las ciencias. En Roma, la restauración de un único trono papal auguraba una nueva etapa de poder y fausto del papado, pero al mismo tiempo la corrupción amenazaba a la Iglesia. 

Altos mandatarios eclesiásticos visitaban los burdeles y mantenían a varias amantes, aceptaban sobornos y comerciaban con las bulas papales que perdonaban los pecados más atroces. Así era la vida en el Renacimiento. Así era el mundo de Alejandro VI, el Papa Borgia, y de sus hijos César, Juan, Lucrecia y Jofre. Esta es su historia. 

FICHA DEL LIBRO

Viñeta:                    Noviembre | Novela histórica
Libro:                      Los Borgia
Autor:                      Mario Puzo
Nacionalidad:          Estadounidense
Año:                        2001
Total de páginas:     352
Editorial:                 Booket
Género                    Novela histórica
Idioma original:      Inglés



DIVISIÓN DE LECTURAS

Jueves
5 de Noviembre
Jueves
12 de Noviembre
Jueves
19 de Noviembre
Jueves
26 de Noviembre
Biografía del autor
Capítulos del 1 al 7
Capítulos del 8 al 16
Capítulos del 16 al 23
Capítulos del 23 al 30
Capítulo final
Nota final
25%
54%
76%
100%

EL AUTOR

Mario Puzo nació en 1920 en Nueva York, en el seno de una familia de inmigrantes italianos. Estudió Ciencias Sociales en la Universidad de Columbia. Sus dos primeras obras, The Dark Arena y The Fortunate Pilgrim, tuvieron una gran acogida. Su consagración definitiva llegó con la publicación de El padrino, con la que además consiguió dos premios Óscar por su trabajo de coguionista de las partes primera y segunda de la película (por su trabajo en el guion de la tercera fue nuevamente nominado, pero no logró el galardón). 

A su vez, las partes primera y segunda de la película, dirigidas por Francis Ford Coppola, fueron galardonadas con el premio a la mejor película en sus respectivos años. A esta novela la siguieron Los tontos mueren, El siciliano, La cuarta K y El último Don. Puzo murió en su casa de Long Island en julio de 1999 a causa de un paro cardíaco poco tiempo después de finalizar la escritura de Omertà. Los Borgia es su obra póstuma, aunque invirtió diez años escribiéndola.

Se1s para Se7en

Se7en, una Película de 1995 dirigida por David Fincher
y novelizada posteriormente por  Anthony Bruno. 
Es imposible hablar de Seven de Anthony Bruno sin recurrir a la película de David Fincher. Ocurre que la novela negra y psicológica de 1995 no es como otros libros en los que uno puede prescindir de ver la adaptación cinematográfica e igual hacer una valoración meramente literaria. ¿La razón? Simple, el libro se escribió después de la película.

Admito que ese hecho en particular hacía que su lectura no me entusiasmara demasiado. Sin embargo, debo reconocer que la inusual situación que supone la novelización de una película, sobre todo si se trata de una que muchos ya consideran "de culto", ha resultado en un interesante ejercicio de análisis como club de lectura. 

A ver, partamos de una premisa: Este servidor hizo las cosas al revés de la mayoría, nunca vi la película sino hasta después de leer el libro. Digamos que eso me permitió hacerme un juicio meramente literario, sin ideas preconcebidas, y libre de la influencia de las imágenes, las actuaciones, la música y todos esos elementos tan típicos de la cinematografía, que se imprimen poderosamente en la memoria de.los espectadores.  

DEL LIBRO

Desde el inicio tuve la sensación de estar leyendo un guion extendido, un relato bastante chato de diálogos puntuales, en el que la traducción tampoco ayuda mucho. Recuerdo que lo más criticado en las reuniones del club, fue que había muy poca profundidad en los personajes. Para citar un ejemplo, ya en el capitulo 1 el autor menciona repetidas veces que el detective Somerset tiene pánico de que algo malo le pase en esa última semana previa a su retiro. No obstante, el personaje nunca me transmitió ese pánico, Bruno tuvo que decirlo. 

Entendemos, por supuesto, que Anthony Bruno cumplió con un encargo, que le fueron dados una historia y unos personajes que delimitaban claramente las fronteras y los alcances del libro que le encomendaron. Pero nos pareció que había desperdiciado las ventajas que un relato escrito permite, que le faltó ahondar en las narraciones omniscientes, en introspecciones, reflexiones y monólogos que no son nada fáciles de representar en una película, y que habrían enriquecido la lectura.

Sin embargo, en el balance no me pareció que el libro estuviera mal. Le rescato que mantiene el interés del lector de principio a fin, que la historia no decae nunca. Creo que Bruno sabe muy bien en qué momentos poner pausas que dejan al lector en una gran tensión, incertidumbre y ansiedad, y eso es un manejo del suspense que justifica ampliamente que haya sido elegido para el trabajo. 

Puedo agregar, además, que el autor emplea un par de metáforas perfectas para el género negro:

"El sol poniente, de un intenso color naranja, estaba empalado sobre la silueta de los rascacielos."

"Abajo, la autopista se extendía hasta el horizonte como un rollo de papel higiénico al que hubieran dado una patada en pleno desierto."

DE LA PELÍCULA

Ocho (y no siete) acudimos a la proyección de la película. El 8.6 de calificación que la misma ostenta en IMDB, además de la avalancha de halagadoras reseñas sobre ella que uno se encuentra en la Web, me generaban muchas expectativas. Pero una vez más, descreo de la razón de la mayoría. 

No puedo decir que sea mala ni mucho menos, pero no me parece que sea la joya del film noir y psycothriller que tantos dicen que es. He aquí mis razones:

No logra crear una atmósfera
Cuando leí a Bruno, lo culpé de no ser capaz de colocar al espectador bajo ninguna de las oscuras atmósferas posibles en un relato como éste: la de estupefacción de los que ven los crueles asesinatos y temen ser la próxima víctima, ni la de una sensible perturbación ante la mentalidad retorcida del asesino (que en algunos casos hasta infecta a algún representante de la ley). Luego de haberla visto, me parece que lo de Bruno es lo de menos, pues creo que la película tampoco lo logra. Su gran mérito es ir de impacto en impacto, pero pienso que si ya hemos leído el libro o estamos viendo la película por segunda vez, el juicio será más crítico y el veredicto más severo. Y es por eso que no culpo a los que la calificaron y reseñaron tan bien cuando la vieron a los 20 años o menos. Por favor, véanla de nuevo y me cuentan.

No mantiene el suspense 
El libro lo logra bastante, la película no. Hay varios tramos a lo largo de esos 127 minutos en que se pone sosa y pesada. En contraste, en uno de los momentos más perturbadores del libro, Bruno cambia de escenario y situación y nos deja en suspenso con la escena de Tracy, sola por la noche, percibiendo atemorizada la inquietud de los perros. Eso nunca aparece en la película, dejando una laguna que trasciende hasta el mismísimo desenlace.

No hay investigación policial seria
Somerset es representado como un tipo con mucha cultura, un genio con una una mente profundamente analítica, pero que logra avances más atribuibles a  la casualidad que a capacidad alguna. Por más que quieran mostrarlo como "olfato", el hecho de que consiga una lista de fulanos registrados en una biblioteca por haber sacado libros marcados por el FBI, y que el primer nombre que eligen de dicha lista, así sea John Doe o Juan Pérez, resulte ser el asesino, se me hace increíble, inviable, prácticamente un milagro.

No hay un perfil psicológico ni un patrón de comportamiento verosímil en el asesino
John Doe se muestra como un brillante estratega del crimen, metódico, voluntarioso y detallista, Es evidente que es un planeador calculador y minucioso, siendo que fue capaz de mantener cautivo y torturado durante un año entero a Victor Dworkin ("la pereza"). Sin embargo, luego de ser descubierto de forma inesperada, Doe reajusta sus planes e incluye en ellos al detective Mills en una relampagueante vorágine de 3 asesinatos y una estratagema que urde y ejecuta en apenas un día y medio. Eso no encaja en lo más mínimo con el perfil psicológico de un pensador y planeador introspectivo, intuitivo y analítico, que al menos por un tiempo caería en desconcierto y confusión al ver sus planes alterados, y que solo podría retomarlos y ejecutarlos siendo fiel a su esencia, después de un nuevo análisis obsesivo, profundo y cuidadoso del detalle. 

DE LAS ACTUACIONES

En general buenas. Morgan Freeman es una garantía, siempre consistente, Kevin Spacey es genial, y Gwyneth Paltrow está muy bien en un papel corto pero convincente. La actuación de Brad Pitt me pareció regular, aunque hace de Mills un tipo bastante menos furioso que en el libro. De hecho, creo que en la última escena demostró más sufrimiento que ira, el pecado capital que se le atribuye.

VALORACIÓN

Creo que es una gran historia, malograda por los detalles. Y eso es algo inadmisible en un libro o película del género, donde los detalles son cruciales para que el lector o espectador la encuentre verosímil y la viva con realismo. Sin embargo entretiene. Le doy 6 puntos de 10. 

miércoles, 21 de octubre de 2015

El gran lector que no sabía que lo era

Estoy aquí porque nunca he podido pasar de las primeras páginas de un libro. No lo logro. Por supuesto que a veces leo cosas por mi trabajo, pero es distinto. A veces veo cómo otros se emocionan cuando hablan de lo que leen... y yo quisiera poder participar de esas conversaciones. Por eso quiero adquirir el hábito de la lectura. 

Con esas palabras se presentó Juan Carlos en nuestra reunión del club del 25 de septiembre de 2014. La expresión tímida y a la vez amable que acompañó aquella confesión nos impresionó de manera muy positiva. No se puede negar que la humildad y la sinceridad suelen ser evidencias de la grandeza del carácter. Y no estábamos equivocados.

La llegada de Juan Carlos al Club de la Buena Estrella ocurrió al final del libro Corazón ladino de Yolanda C. Martinez, justo una semana antes del inicio de El ladrón de Fuminori Nakamura, una lectura corta, fluida e interesante, que nos pareció bastante apropiada para un lector primerizo, que contaría además con el apoyo del grupo.

Además de los libros calendarizados en el club, también le hicimos otras recomendaciones que conformaron un programa intensivo de lecturas, algunas cortas y otras fundamentales, en su mayoría objetivos alcanzables y gratificantes. De manera sorprendente, Juan Carlos devoró un libro tras otro. El principito de Antoine de Saint Exúpery, La contadora de películas de Hernán Rivera Letelier, Pantaleón y las visitadoras de Mario Vargas Llosa, Ni de Eva ni de Adán y Estupor y temblores, ambos de Amélie Nothomb, En las montañas de la locura de Howard Philip Lovecraft, El cementerio de Praga de Umberto Eco, El mundo de afuera de Jorge Franco, El amante de Marguerite Duras, Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea de Annabel Pitcher y Joyita de Patrick Modiano, entre otros, fueron solo algunas de las lecturas que nuestro entusiasta novato compartió con nosotros, mientras por su cuenta iba buscando más libros imperdibles que incorporar a su acervo. 

Era muy interesante abrir una ventana de tiempo cada jueves, hacer una pausa en la discusión del libro de turno, y entonces escuchar las opiniones de Juan Carlos acerca de los libros que iba leyendo. Su expresión denotaba el placer recién descubierto por la lectura, una flama interior que se iba acrecentando con cada nuevo libro. "Vos eras un gran lector", le dijo un día María Ofelia, "pero no te habías dado cuenta".

La disciplina adquirida para completar los libros y el notable avance en su capacidad para analizarlos, es todo logro y mérito de Juan Carlos, pero no podemos negar que como club nos satisface y enorgullece haber aportado sugerencias para su programa de lecturas y algunos hábitos y métodos que a cada uno de nosotros nos han sido útiles. Nos alegra sobremanera haber estado presentes para darle estímulo y apoyo en sus esfuerzos, y ahora ser testigos de cómo su perseverancia y determinación se han visto coronados por sus evidentes progresos personales.

El pasado 15 de octubre (385 días después de su primera vez en el club), Juan Carlos llegó a nuestra reunión un poco más temprano de lo usual, y nos contó que su plan de seguir sus estudios en el exterior se ha concretado, que ese jueves sería su última reunión con nosotros. "He tenido unos días locos, pero he querido venir a decirles esto personalmente, a darles las gracias por esta gran experiencia que ha sido conocerlos a ustedes y formar parte del club, y a asegurarme de que no me borren de la lista de correos, porque yo seguiré leyendo los libros allá donde esté, y voy a continuar participando virtualmente".

Y estamos seguros que así será, que Juan Carlos, el tipo que no sabía que era un gran lector, ahora que lo sabe no dejará de leer nunca. 

Te podés ir tranquilo Juan Carlos, que no vamos a borrar tu correo de nuestra lista de distribución, como tampoco vamos a borrar de nuestras mentes y corazones lo agradable que ha sido compartir con vos este memorable viaje entre libros. Llevate nuestros mejores deseos de éxito en tus estudios, de salud y alegría en tus días, de felices y gratificantes nuevas lecturas. Llevate el abrazo de todos nosotros para que te acompañe hasta el otro lado del mundo, ese sitio tan lejano donde hoy ya es mañana. ¡Hasta pronto Juan Carlos!

lunes, 12 de octubre de 2015

Seven, Anthony Bruno

"Pero si no puedes pensar, entonces no eres humano, y si te arrebatan la humanidad, ¿Qué queda? Un largo retroceso en la cadena evolutiva, eso es lo que queda."- Anthony Bruno. 

Tarde en el mes, pero por razones más que justificadas, por fin nos disponemos a la lectura de Seven, libro asignado para nuestra viñeta de Terror/Suspenso.

Luego de haber disfrutado de dos excelentes lecturas de autores salvadoreños en el mes de septiembre, y de habernos tomado una semana de octubre para el interesante conversatorio con Jorge Galán, este mes se perfila como uno de intensa actividad en el Club de la Buena Estrella. Nos enfrentamos al reto de leer y comentar el libro en tres reuniones, la última de las cuales incluye la proyección de la película, al tiempo que cada uno de nosotros dedica tiempo y esfuerzo para investigar y elegir nuestras propias propuestas de lecturas para el año que viene. Será un mes emocionante, sin duda.

Respecto a nuestra lectura, Seven es la novelización de la película de 1995, dirigida por David Fincher y con las actuaciones de Morgan Freeman, Kevin Spacey, Brad Pitt y Gwyneth Paltrow. La película, que recibió muy buenas críticas en su momento y está valorada con 8.6 de 10 en IMDb, fue convertida a novela por Anthony Bruno y es, hasta el día de hoy, el único de sus libros que ha sido traducido al español. Los invitamos cordialmente a seguir con nosotros la lectura de Seven, ¡Que lo disfruten!

Seven es una propuesta de David Alejandro Pineda

SINOPSIS

El teniente Somerset, del departamento de homicidios, está a punto de jubilarse y ser reemplazado por el ambicioso y brillante detective David Mills. 

Ambos tendrán que colaborar en la resolución de una serie de asesinatos cometidos por un psicópata que toma como base la relación de los siete pecados capitales: gula, pereza, soberbia, avaricia, envidia, lujuria e ira. 

Los cuerpos de las víctimas, sobre los que el asesino se ensaña de manera impúdica, se convertirán para los policías en un enigma que les obligará a viajar al horror y la barbarie más absoluta. 

FICHA DEL LIBRO

Viñeta:                    Octubre | Terror/Suspenso
Libro:                      Seven
Autor:                      Anthony Bruno
Nacionalidad:          Estadounidense
Año:                        1995
Total de páginas:     248
Editorial:                 Penguin
Género                    Novela Negra/Suspenso
Idioma original:      Inglés



DIVISIÓN DE LECTURAS

Jueves 15 de octubre
Biografía del autor
Capítulos del 1 al 9
37%

Jueves 22 de octubre
Capítulos del 10 al 19
77%.

Jueves 29 de octubre
Capítulos del 20 al 25, hasta el final del libro
Película Seven (1995)
The Green House, San Benito, 6:30 p.m.

EL AUTOR

Anthony Bruno es un autor estadounidense nacido en Orange, estado de New Jersey. Graduado por la Universidad de Boston, consiguió además un Master en Estudios Medievales al finalizar su formación de posgrado. 
Tras trabajar en varias editoriales neoyorquinas, obtuvo su primer éxito literario en 1988 con la novela negra Bad guys. Esta fue la primera de una serie de obras (Bad blood, Bad luck, Bad business, Bad moon, y Bad apple) cuyos protagonistas son los agentes del FBI, Mike Tozzi y Cuthbert Gibbons. 
La trama de estas historias, en las que se describe la vida y las actividades delictivas de mafiosos reales, sirvió parcialmente como base para series de TV posteriores, tal como Los Soprano.
Interesado en la historia del crimen, Bruno ha escrito un ensayo sobre un asesino en serie (The iceman: The true story of a cold-blooded killer), en el que relata la historia de Richard Kuklinski que, supuestamente, habría matado a más de 100 personas. 
En 1995 escribió la novelización de la pelicula Seven, basada en el filme protagonizado por Brad Pitt, Morgan Freeman y Gwyneth Paltrow. 
Tras iniciar una nueva serie con los agentes Loretta Kovacs y Frank Marvelli (Devil's food, Double espresso y Hot fudge), una de sus novelas (Bad apple) ha sido adaptada recientemente a la pequeña pantalla por TNT.

domingo, 11 de octubre de 2015

La habitación al fondo de la casa, el conversatorio

Jorge Galán y el Club de la Buena Estrella. 

“Una tormenta tiene donde debió tener un breve corazón,
una tormenta a la cual teme incluso el invierno mismo.” 
― Jorge Galán.

El sofocante calor de la jornada del pasado jueves, solo se vio justificado cuando por fin llegó el torrencial aguacero. Fue como una de esas tormentas de antaño, intensas y prolongadas, de aquellas que revolvían el lecho del Acelhuate hasta renovar las abundantes y cristalinas aguas de ese río, ahora tan distinto y tan lejano en la memoria, que uno bien pudiera ubicarlo en otro lugar y no solo en otro tiempo.

La lluvia continuó por casi tres horas, mientras una bíblica cifra de doce personas, un escritor y once lectores, compartíamos mesa y charla animada en The Green House, en San Salvador. Más tarde, ya en casa, Loida me haría una curiosa observación: "¿Te diste cuenta que estuvimos reunidos en la habitación al fondo de la casa?"

Y así fue. Ese amable rinconcito al final del restaurante, fue el escenario perfecto para reunir al contador de historias con su público. El Club de la Buena Estrella tuvo el honor de recibir al joven poeta y escritor salvadoreño Jorge Galán, autor del libro cuya lectura nos emocionó las últimas semanas: La habitación al fondo de la casa.

Jorge Galán nació en San Salvador en 1973, y ya tiene en su haber, entre poesía, cuento y novela, más de una decena de libros publicados, así como un envidiable palmarés de premios nacionales e internacionales.

La habitación al fondo de la casa es la primera de sus obras que se publica en España y, a juzgar por las reacciones, la maravillosa historia de una anciana que se recluye al final de su vida en una oscura habitación, desde donde cuenta a su incrédulo nieto una interesante y emotiva colección de relatos fantásticos, no ha pasado desapercibida.

En nuestro caso nos enteramos del libro a finales de abril de 2014, cuando algunos miembros de nuestro club de lectura asistimos a su presentación en el Museo de Arte de El Salvador, y para Octubre de ese mismo año, nuestro amigo Nelson Hernández, uno de los presentes en aquella ocasión, propuso La habitación al fondo de la casa para la lectura de septiembre de este año en el club, en la viñeta "Autor salvadoreño".

Y fue así como nos metimos de lleno en la historia del anciano que muere sobre el cuerpo de una joven después de engendrar al último de sus tres hijos, estuvimos pendientes de la salud del niño Vicente cuando se acercaba a su cumpleaños maldito, conocimos los poderes de maga de la joven Magdalena, nos embarcamos en una balsa con Rosa Bulnes, vimos un milagro emerger de una tragedia, nos divertimos con las anécdotas de Prudencia, y conocimos la desgracia y la soledad en el ocaso de la vida de Magdalena, la venerable voz de la tradición oral que en sus años tempranos había escuchado de su abuela Jesusa.

El juicio fue unánime, el libro conmovió, inspiró y encantó a todos en el club, de modo que no podíamos dejar pasar la oportunidad de conversar con el creador de tan buena historia.

Después de la breve presentación de cada uno de los asistentes, Jorge escuchó con atención nuestras preguntas, respondió con detalle y dio muestras de sentirse cómodo en la atmósfera amistosa y relajada que suele flotar en las reuniones del club.

Loida inició el cuestionario preguntando a Jorge en qué género se siente más a gusto, habida cuenta que este no es el primer libro de su autoría que leemos en el club; ya en 2007 habíamos leído sus poemas en El día interminable. Jorge respondió que él es un poeta. Mencionó, sin embargo, que escribir novela ha sido una experiencia muy gratificante por las oportunidades que le ha generado, visto que hay más público y, en consecuencia, más atención. "Hay algunos libros de poesía que ni siquiera he presentado", nos dijo, "con la novela es distinto".

Ricardo quiso indagar cuánto de cierto había en el libro, y Jorge respondió que, ante todo, La habitación al fondo de la casa no es un relato autobiográfico. Rescata algunos elementos, como nombres, lugares o situaciones propias que utilizó, pero asegura que no hay nada personal en la historia y que todos los relatos son de su invención, excepto uno. Cuando él autor nos devolvió la pregunta sobre cual creíamos que era el único relato que alguien más le había compartido, ninguno de nosotros se imagino que fuera el de las gemelas que de niñas eran capaces de volar. Y ya que habíamos comenzado a explorar personajes, Stephanie preguntó sobre Sonia, una mujer difusa apenas mencionada en la narración, y Jorge dijo que con ese personaje buscaba demostrar cuan patético era el personaje narrador, cuyo único recuerdo de una relación se limitaba a esa mujer sin peso ni importancia real en su vida.

A mi me interesaba mucho preguntar sobre las propias intenciones del autor al escribir este libro. Es claro que en el juego comercial que imponen las editoriales, los escritores pueden llegar a verse encasillados en etiquetas que no siempre les resultan agradables, y entonces le trajimos a colación aquello de "thriller existencial" para la novela de Leopoldo Brizuela, Una misma noche.

Extrapolando, de Galán se ha dicho que ha reelaborado el realismo mágico, aunque Jorge nos dijo que eso no fue algo que él buscara aposta. El quería contar historias como se las habría contado su abuela o algún campesino, una persona sencilla, "y en todas las historias que te cuenta nuestra gente hay duendes y aparecidos, cosas increíbles. Mi abuelo me contaba sus historias de vida y en algún relato mencionaba a la Siguanaba. Entonces, lo de realismo mágico no fue una cosa intencional, pero por supuesto que no me desagrada que se me incluya en esta linea narrativa y que incluso se me compare con otros escritores."

Judith preguntó cuánto tiempo le llevó escribir esta novela, y Jorge mencionó que el tiempo de redacción no suele ser tanto, que pudo ser cosa de un mes y medio o dos, pero que la labor de revisión, corrección y depuración es ardua y puede llevar mucho más tiempo. Eso llevó a Ricardo a mencionar el tema de las palabras de uso español que no son típicas de una narración salvadoreña. Jorge nos explicó el rol de la editorial a la hora de determinar algunos usos de lenguaje regional que pueden dejar fuera de lugar a lectores de otras naciones de habla hispana, con mayor razón aun cuando la publicación original fue efectuada en España.

Roberto consultó sobre la división del libro a través de una numeración correlativa que se reinicia en cada nuevo capítulo. A esto Jorge señaló que es un recurso del bestseller para crear una sensación de avance en el lector, ya que este progresa rápidamente en la lectura de fragmentos cortos.

"La mejor hora para escribir es al despertar", respondió nuestro invitado cuando fue preguntando por doña Blanca, madre de Alex, uno de nuestros miembros más recientes. Amablemente, doña Blanca nos compartió una antología de poemas en la que ella misma ha participado, aprovechando al máximo el valioso tiempo del que dispone ya en sus años de retiro.

Este servidor volvió a inquirir sobre el impulso creativo, si al autor le es posible inspirarse sobre un tema encargado, si sabe el final de un libro cuando lo empieza, si alguna vez se ha arrepentido de lo escrito cuando ya ha sido publicado y si hay una traza de cómo espera desarrollar su carrera literaria Jorge Galán. "No me ha tocado escribir sobre un tema impuesto", nos dijo, "no sé como me iría. He tenido que cumplir con un requerimiento de tres libros en una determinada linea narrativa, eso si, pero yo ya tenía las historias más o menos armadas. Y por supuesto que sé el final de un libro cuando lo empiezo. Cuando comenzás a escribir ya sabes qué historia querés contar. Si no tenés la historia completa en tu cabeza, estás perdido."

Jorge reconoció que siempre hay cosas que le habría gustado decir mejor, una vez que han sido publicadas, pero que eso siempre es así. "A esas alturas ya solo te queda torturarte." El prometedor escritor nacional, que ya es una realidad que nos llena de orgullo, como bien comentó Judith, tiene muy claro qué quiere escribir y cómo piensa continuar su carrera. Ante la pregunta de si tenemos una escasa tradición literaria o es un asunto de invisibilidad, dice que hay algo de las dos cosas. Asegura que en nuestro país hay talento, pero hace falta creérsela, atreverse y, por supuesto, trabajar duro. "Es difícil que te llegue una oportunidad si vos escribís cada tanto un poema, y por eso te sentís poeta y lo ves como una cosa de bohemia".

Jorge también nos habló de la necesidad de un escritor de escuchar a la gente, a los editores y especialmente a su público objetivo, que a la larga es el que comprará sus libros. Citó como ejemplo una historia de Ildefonso Falcones, que pasó por varios procesos de modificación, en función de las observaciones que recibía en diferentes círculos. El resultado fue un gran éxito comercial.

Juan Carlos hizo entonces la pregunta de si se pudiera considerar que ese ya no era su libro, siendo que pasó por demasiados cambios con respecto al original. Esto llevó a una interesante explicación de Jorge, poniendo como ejemplo la escena hipotética de un hombre que entraba en la sala en la que estábamos, amenazaba a uno de los presentes, lo mataba de un disparo y luego se iba. "Vos podés contar eso en 20 páginas, pero alguien te va decir que eso es mucho, que lo contés en 10 páginas. Sigue siendo tu misma historia, pero más corta. Luego, otra persona te puede decir que tenés que perfilar a los presentes en la escena, justificar cómo es posible que ninguno haya intervenido. También puede ser necesario acelerar la escena para volverla verosímil, hacerlo todo tan rápido e inesperado que nadie pudo reacccionar. Entonces, la historia sigue siendo la misma, pero se va puliendo hasta volverse agradable de leer, interesante, creíble. Si te quedás con tu historia original de 20 páginas, allá por la página 15 los lectores estarían diciendo ""¡Puta, que lo mate ya!""

Loida pidió a Jorge que nos sugiriera algunos libros que considera imperdibles para leer en nuestro club. Las recomendaciones fueron: Cormac McCarthy (No es país para viejos y Meridiano de sangre), Michael Chabon (Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay), Alessandro Baricco (Seda), Dan Rhodes (Oro), William Faulkner (¡Absalón, Absalón! ), Francis Scott Fitzgerald (El gran Gatsby), Derek Walcott (El testamento de Arkansas) y Ursula K. Le Guin (Los desposeídos: una utopía ambigua, La mano izquierda de la oscuridad y Un mago de Terramar).

Karina quiso saber si hay un libro al cual Jorge siempre regresa, a lo que el escritor respondió que hay varios libros y autores, como T.S. Eliot y William Faulkner. Dijo que a veces, en navidad, vuelve a leer a Tolkien, y mencionó de manera especial "¡Absalón, Absalón!", un clásico de Faulkner que ya me aseguré de incluir en mis propuestas de lectura para el año que viene.

Loida hizo una última pregunta: "Magdalena dice a su nieto que espere su noviembre*. ¿Es eso una alusión a tu nuevo libro?". "No", respondió Jorge, "es solo una casualidad".

Como la abuela de su historia, la tenue luz de la habitación al fondo de la casa amenazaba con desvanecerse por completo a causa de la tormenta eléctrica que persistía afuera. La conversación había sido larga y satisfactoria. Luego de alguna fotografía para el recuerdo y de las firmas de rigor en nuestros ejemplares del libro, todos nos fuimos a casa, hinchados y agradecidos por esta obra magnífica de Jorge Galán, así como por su amable gesto al visitarnos y conversar con este grupo de amigos que compartimos la pasión por la lectura. Ojalá tengamos nuevas oportunidades de reunirnos con este escritor al que auguramos una carrera brillante, un autor de buena estrella.

* Noviembre es la obra más reciente de Jorge Galán, cuyo lanzamiento está previsto para este 15 de octubre. "Inspirada en los trágicos sucesos que conmovieron a El Salvador y Latinoamérica, Noviembre es una emotiva y turbadora novela sobre el miedo, el odio y la impunidad. Un libro que vierte por primera vez un poco de luz sobre los hechos nunca esclarecidos de 1989 y que se adentra en la historia de otros crímenes, como el de Monseñor Romero. Una reivindicación de la necesidad de levantar la voz, como hicieron los jesuitas asesinados, en defensa de los más desfavorecidos."

jueves, 8 de octubre de 2015

Invitación al conversatorio con Jorge Galán

Amigos del Club de la Buena Estrella:

Están cordialmente invitados a un conversatorio con el escritor salvadoreño Jorge Galán, donde hablaremos sobre su novela "La habitación al fondo de la casa", la cual fue seleccionada por todos los miembros de este club, como la lectura asignada como opcional para el mes de septiembre en la viñeta "Autor salvadoreño".

La cita es en The Green House, ubicado en la colonia San Benito en San Salvador a partir de las 6:30 p.m.

¡Los esperamos!


¡Suscríbete a nuestro blog!