martes, 8 de noviembre de 2016

Historia de dos ciudades. Charles Dickens

«Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, solo es aceptable la comparación en grado superlativo».
Historia de dos ciudades, Charles Dickens

Este es el mes de hacer un alto y adentrarnos en un momento histórico para la civilización, es el momento en que como club nos dedicamos a conocer un poco más de la historia a través de la literatura, es el tiempo de darle paso a un subgénero narrativo que nos ha llevado a leer historias apasionantes ambientadas en contextos históricos importantes para la civilización. Este mes no podía ser la excepción. De la mano de uno de los mejores escritores de todos los tiempos, nos meteremos de lleno a conocer un poco más sobre la revolución francesa y ese tiempo tan convulso que tanta importancia tiene para la historia de Europa y del mundo. 

Historia de dos ciudades logra retratar la vida de los ingleses y franceses en plena revolución, los críticos dicen que curiosamente la Francia de Dickens está mucho mejor dibujada que la Inglaterra, que era su tierra natal.  

El libro no está pensado para ser utilizado como tratado político o filosófico, sino para retratar la vida del inglés y el francés común y corriente.

Historia de dos ciudades es una recomendación de Karla Majano.


SINOPSIS

Esta novela es un clásico de la literatura inglesa del siglo XIX. Trata paralelamente las realidades de Inglaterra y de una Francia revolucionaria.

Tomando como punto de referencia la revolución francesa, Dickens muestra los problemas sociales y políticos de Inglaterra, temiendo que la historia se repitiera en su país natal cuando el escribía esta novela.

En el contraste de estas dos ciudades presentadas, Inglaterra se presenta como la confianza, la tranquilidad, el futuro asegurado, mientras Francia se convierte más y más peligrosa a medida que avanza la novela. Los actos de violencia realizados por el pueblo francés, están dentro de las escenas más memorables del libro. Dickens rechaza la violencia revolucionaria en sus dos formas, tanto es su forma popular, por las masas, como en su forma institucionalizada como es el terror.

Dickens escribió un libro sobre dos ciudades, una que entendía y conocía y la otra que no entendía ni conocía. Su descripción sobre la que no conocía es casi mejor que la que sí conocía.

Los críticos sostienen que Dickens basó su novela sobre la obra de Carlyle sobre la revolución francesa, pero se podría decir que Historia de dos ciudades es la novela del libro histórico de Carlyle, es decir es la historia pero con el sentimiento agregado, es el relato que te atrapa y te sumerge en los hechos revolucionarios de Francia en el siglo XVIII.


FICHA DEL LIBRO


Viñeta:                    Novela histórica
Libro:                      Historia de dos ciudades
Autor:                     Charles Dickens
Nacionalidad:         Inglés
Año:                       1859
Total de páginas:    489
Idioma original:      Inglés
Género:                   Novela
Subgénero:             Histórico








DIVISIÓN DE LECTURAS

Jueves 10 de noviembre de 2016
Jueves 17 de noviembre de 2016
Jueves 24 de noviembre de 2016
Jueves 1 de diciembre de 2016
Libro II.
Capítulo VI. Centenares de personas (inclusive)
Pág. 54 del PDF

Gala 2016
Libro III.
Capítulo III. La sombra (inclusive)
Pág. 141 del PDF
Fin del Libro
26%
49%
74%
100%


EL AUTOR

Portsmouth, (1812-1870). Charles Dickens, periodista, dramaturgo y novelista, conoció desde niño las duras condiciones de vida de las clases humildes, debido a las deudas contraídas por su padre. A la denuncia de estas condiciones dedicó gran parte de su obra. 

Tras unos años realizando múltiples trabajos, consiguió finalmente vivir de sus escritos, primero redactando crónicas de tribunales y, más tarde, como periodista parlamentario. 

La publicación por entregas en los periódicos de, prácticamente, todas sus novelas, creó una relación especial con su público, sobre el cual llegó a ejercer una importante influencia. Tras viajar por Europa y Estados Unidos, regresó a Reino Unido, donde dedicó sus últimos años a disfrutar del éxito de sus obras ofreciendo conferencias por todo el país.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete a nuestro blog!