domingo, 30 de abril de 2017

Décimo Aniversario del Club de la Buena Estrella


El pasado sábado 29 de abril, el Club de la Buena Estrella celebró su 
Décimo Aniversario de Fundación. 

La fecha, sin embargo, no corresponde al propio día del cumpleaños número 10 del club, que fue el 28 de diciembre de 2016, pero por cuestiones de tiempo decidimos mover el festejo unos meses.

Queríamos estar más despejados de actividades y hacer los preparativos despacio para que todo saliera bien, y así fue.

Desde el pasado mes de diciembre comenzamos a aportar ideas de cómo queríamos la celebración, y fue así como decidimos contar la historia del club mediante un vídeo con algunos testimonios y entrevistas, y más adelante surgió la idea de añadir algunos audios enviados por algunos miembros, manifestando lo que el club significa para ellos. Luego, hicimos el arte para las camisetas y las tazas conmemorativas, el arte de los banner, la selección de la comida, la lista de invitados, etc. Todos estuvieron animados a colaborar con el vino, entremeses, azafates y copas; así como a participar en las actividades destinadas a la recaudación de fondos para este propósito, y a colaborar el día del evento en las diferentes comisiones que se formaron. Algunos incluso, hicieron aportes en efectivo, y otros tomaron la iniciativa en llevar cosas que no habíamos previsto y que resultaron muy útiles (dips adicionales, bolsas para basura, un cable HDMI, un equipo de sonido de backup y un particular sacacorcho de coleccionista). 

Todos y cada uno de los integrantes del Club de la Buena Estrella se llevan el mérito y los honores por haberse aplicado con tanto entusiasmo y generosidad a que esta celebración haya sido un exitazo. 

Amigos, muchísimas gracias por su cariño, por su alegría y por hacer de cada reunión, celebración, after party, etc. un acontecimiento digno de atesorar.

La ola de entusiasmo también alcanzó a otros amigos, que sin ser parte de nuestro club, se han mostrado muy cercanos a nosotros. Agradecemos a nuestra amiga Helen Guardado de AMIDELEC quien nos honró con unas palabras el día de la celebración, y al autor salvadoreño Miguel Huezo-Mixco, quien nos concedió una breve entrevista que forma parte del vídeo realizado.

Helen Guardado
Además, agradecemos a nuestro amigo del Grupo Jalagua, Kerwin Coreas, quien nos donó una pintura para rifarla durante el evento. La feliz ganadora resultó nuestra amiga Judith Reyes a quien le hicimos entrega de su premio de inmediato.

Loida Pineda y Judith Reyes
Merece una mención especial Roberto Rivas Cáceres, quien muy gentilmente puso sus utensilios y su arte en la decoración del bar. Gracias Roberto, de verdad todo te quedó muy hermoso.

Roberto Rivas Cáceres
También queremos agradecer a mi hermano Ángel Pineda y a su novia Nelly Valle, que muy amablemente se ofrecieron a ensayar y tocar las canciones que les pedimos y que son alusivas a algunos de los libros que hemos leído en el club. Definitivamente le pusieron un toque muy especial a nuestra celebración.

Ángel Pineda y Nelly Valle
Expresamos también nuestra enorme gratitud a nuestros amigos Félix Huezo y Sergio Alfaro, quienes nos permitieron muy amablemente realizar la actividad en el local de la Alianza Francesa. Su amable ofrecimiento llegó en un momento providencial. Tras la decepción de haber tocado otras puertas, y haber recibido varios "no" por respuesta, nuestro ánimo decaía y nuestro plazo se acortaba. Muchísimas gracias por habernos hecho sentir como en casa.

Gracias enormes a nuestros familiares y amigos que, con su presencia, nos dan el ánimo y el apoyo necesarios para seguir adelante.

Y finalmente, a nuestros amigos de Full Media Group, quienes pusieron, como siempre, su talento para el diseño y la producción (en tiempo récord), de todo el material promocional que les solicitamos.

Estamos muy animados por seguir avanzando con todos los proyectos que tiene nuestro querido club. Sin embargo, vamos a luchar porque el espíritu de amistad, de compañerismo y de calidez que nos caracteriza; sea la constante en el tiempo. Y, por supuesto, a mantenernos incólumes en nuestro camino decidido y constante por fomentar la lectura compartida en el país.

¡Gracias y que vengan más años y más libros que leer!

¡Felices lecturas! y ¡feliz aniversario!














lunes, 24 de abril de 2017

Conversatorio en la Alianza Francesa

Helen Guardado y Marina Sandoval durante el conversatorio.
El día sábado 22 de abril de 2017, la Alianza Francesa de El Salvador, nos invitó a participar en un conversatorio cuyo tema fueron los clubes de lectura en El Salvador, y en esta ocasión el caso específico de la experiencia del Club de la Buena Estrella.

Esta actividad se realizó en el marco de las celebraciones del Día Internacional del Libro, y estuvo moderada por Helen  Guardado de la Asociación de Bibliotecarios de El Salvador (ABES) y que también forma parte del club Amigos de la Lectura (AMIDELEC).

Con este intercambio, se cerró con broche de oro la Feria del Libro en la que participamos durante todo el día y que se llevó a cabo también en el local de la Alianza Francesa, a quienes damos nuestros más sinceros agradecimientos por habernos invitado.



También agradecemos a todos los miembros del Club de la Buena Estrella quienes pusieron todo su entusiasmo, alegría y pasión; para que las dos actividades fueran un rotundo éxito.

¡Mil gracias amigos! 





Fotos: Cortesía de Verónica Herrera.

CBE en la radio



Amigos del Club de la Buena Estrella. Este día estuvimos en la radio FM GLOBO 93.3 en lo que fue nuestra primera entrevista sobre nuestro club de lectura. 

¡Gracias por su apoyo y por escucharnos!

Para los que no nos pudieron oír, les compartimos el audio.





También agradecemos a nuestra amiga Verónica Herrera quién nos hizo el contacto en la radio.

viernes, 21 de abril de 2017

Conversatorio CBE | Alianza Francesa



Amigos del Club de la Buena Estrella, están cordialmente invitados a este conversatorio, donde comentaremos la experiencia de este club en su recorrido de 10 años de fundación.

¡Los esperamos!

jueves, 20 de abril de 2017

Una historia de Ángela Pinto 6



Buenas noches amigos. Seguramente recordarán que nuestra amiga Ángela Pinto nos compartió hace algunos meses, 5 relatos sobre su infancia en el sur de Italia, a propósito del ejercicio suscitado por la lectura de diciembre: "El olvido que seremos" de Héctor Abad Faciolince. Pues por fortuna, se animó a agregar un nuevo capítulo a este hermoso relato.  Acá se los dejo tal como ella lo envió.

***************

6

El tren pasaba todos los días. Podía imaginar tierras lejanas hermosas, así como las miraba a veces en los libros. Me gustaba leer los cuentos, las fabulas, mucho más que ir a jugar a la calle… eso de jugar en la calle, era lo que hacíamos todos los niños y niñas en la tarde: en la mañana la mayoría íbamos a clases.

La estación nos quedaba a unos trescientos metros. Yo me quedaba viendo a las chicas con su vestido de escuela pasar, y pensaba que de grande eso iba a ser, una chica con libros bajo el brazo, que tomaba el tren para ir a estudiar a la ciudad más grande. Siempre iba a estudiar, para felicidad de mi madre, que sí sabía hacer cuentas -en eso ella nunca se equivocaba-, pero casi no podía leer.

La escuela nos quedaba a medio kilómetro a pie desde la casa. Era un edificio enorme, de forma rectangular con un patio grande en medio donde se podía hacer gimnasia. Bueno, solo en los meses de calor porque en invierno era imposible, claro, no hacía mucho frío, pero las clases empezaban en octubre y terminaban en junio, así que pasábamos invierno y primavera estudiando; había menos tiempo para jugar, un par de horas al día, ya que oscurecía temprano y lo mejor era quedarse en casa.

Empecé el primer grado a casi seis años, me faltaban solo dos meses, pero me aceptaron y me encantaba ir todos los días a escuchar a mi maestra, tan linda y cariñosa y sobretodo me encantaba aprender a leer, escribir, hacer cuentas y pasaba horas en la tarde repitiendo las benditas tablas de matemática. A veces iba a casa de mi maestra, ella no tenía hijos y le encantaba tenernos allí, a mí y a un par más de sus estudiantes. Pasábamos varias horas dibujando y coloreando.

Sin embargo, se me estaba complicando la relación con mi familia. Todos iban felices en la noche a comer sorbete en la avenida principal (era una sola obviamente, el pueblo era pequeño), y yo era la única que siempre tenía problemas para salir en la noche, hasta que una vez fui con mi madre a visitar a una amiga de ella, y al entrar en su casa no dejaba de parpadear, no miraba para nada, era todo oscuro. Fue así como me descubrieron una fuerte miopía, digo, entre tantos nietos, ¿justo yo tenía que heredar la miopía de mi abuelo materno?, que no conocí, puesto que mi abuela me contó que era muy malo con su caballo y este un día le tiró una mortal patada.

Sin embargo, me gustaba el orden, la limpieza y usar la tina del baño. Ahí estaba, y teníamos que ir bien bañados y vestidos a la escuela el día siguiente porque iban a pasar revisándonos los dientes, los oídos y bueno, yo llené la tina de agua, no sabía cómo hacer funcionar el gran calentador que estaba encima y obligué a mi hermana menor a bañarnos. Gracias a Dios mi madre volvió temprano, porque las dos estábamos heladas (era diciembre, en pleno invierno) y ya medio moradas. Se llevó un buen susto ¡pobrecita!

No recuerdo bien a mis hermanos más pequeños, pero sí a mi hermana mayor. Mi madre nos vistió, por no sé qué fiesta, como si fuéramos dos gemelas: una falda azul con paletones, una camisa blanca que tenía en el borde una cinta de florecillas de muchos colores, en el cuello y las mangas y en el borde de la falda también. Yo me sentía una princesa, con calcetines blancos y zapatos negros.

Creo que fue de las pocas veces en que me puse lo que mi madre escogía, ya que en la adolescencia escogía yo la tela y el patrón, con gran preocupación de mi madre y de las pobres costureras porque buscaba siempre algo complicado y difícil, no como mi hermana mayor que aceptaba cualquier tela y modelo sin tantos líos. Una vez mi mamá compró telas para dos vestidos a mi hermana y yo decidí: o esa que me gustaba o nada, y claro era más cara que las otras dos juntas.



Mi infancia pasaba sin sobresaltos hasta que de repente mi padre vendió la casa y dio todo el dinero al “maestro”, como prima, para una casa más grande en un edificio en construcción a un kilómetro de allí. Iba a tener un corredor, un baño, una cocina grande, tres habitaciones, una para mis padres, otra para el comedor, otra para las niñas (ya éramos tres) y  una más pequeña para mi hermano. En el piso bajo, cuatro grandes piezas iban a servir como establo, bodega para almacenar lo que fuera necesario, y cantina, para poner varios barriles de vino; pero el constructor quebró, y el que compro nuestra casa la quiso de inmediato, así que de un momento a otro, en un abrir y cerrar de ojos, quedamos en la calle. Tuvieron que llevar muebles y camas a un espacio que iba a servir de garaje. En el nuevo edificio no había ni siquiera luz eléctrica, así que me tocaba estudiar a luz de candela y ya estaba en 6º grado. Mi nueva escuela me quedaba lejos, tenía que atravesar casi toda la ciudad y en aquel entonces todo el mundo iba a pie, había muy pocos carros.

Y pensar que mi amiga del piso de arriba, las dos teníamos diez años, meses antes, me había dicho que quizás no sería conveniente hacer eso, digo, eso de cambiar casa. Mejor una casita chica, segura y no una todavía en construcción...

Bueno, juré que jamás iba a comprar algo sin tener suficiente dinero y seguridad. La vida da muchas vueltas y no siempre acierta uno en sus decisiones, hasta que a veces lo siente en sus huesos y en su alma…

miércoles, 19 de abril de 2017

CBE en Feria de libros | Alianza Francesa


Amigos del Club de la Buena Estrella, queremos compartir con ustedes que en el marco del Día Internacional del Libro, la Alianza Francesa de San Salvador nos ha invitado a participar activamente en la Feria del Libro 2017 de dos formas:

1. Mediante un stand de libros usados que tendremos a la venta a precios muy accesibles. Los animamos a que se acerquen porque habrán títulos muy buenos. Estaremos desde las 8:00 a.m. hasta las 5:00 p.m.

2. Participaremos además en un conversatorio dirigido por la señora Helen Guardado de ABES El Salvador, cuyo tema principal será la experiencia del club de lectura en nuestro recorrido de más de 10 años de existencia. Helen es también integrante de AMIDELEC (Amigos de la lectura), que es un club de lectura con quienes hemos realizado un par de animados intercambios.

Además, se ha convocado a esta feria, a más de 15 editoriales que tendrán a la venta sus libros y se han programado otro tipo de actividades como:

Taller de encuadernación.
Taller literario.
Taller de anime.
Taller de cuenta cuentos.
Conversatorios.
Presentaciones de libros.
Bibliobús
Y muchas sorpresas más...

¡Los esperamos!







martes, 18 de abril de 2017

CBE con Héctor Abad Faciolince


En el marco de los 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz y como parte de las actividades de Centroamérica cuenta en El Salvador, recientemente se llevaron a cabo dos actividades en el Teatro Luis Poma: la primera se realizó el martes 28 de marzo con el conversatorio: “En nombre del padre, pérdida y perdón”, el cual contó con la participación de Héctor Abad Faciolince, escritor y periodista colombiano; Alejandro Poma, empresario salvadoreño; y Carlos Fernando Chamorro, periodista nicaragüense, quienes hablaron de sus pérdidas familiares y ofrecieron sus puntos de vista sobre si estas pérdidas pueden ayudar a nuestras sociedades a reconciliarse consigo mismas, pero también, hubo una interesante reflexión entre los conceptos de recuerdo y memoria.

Esta actividad estuvo moderada por el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, quién es el presidente de Centroamérica cuenta, y también ha sido galardonado con el Premio Alfaguara de novela.

Por otra parte, el día miércoles 29 se proyectó el documental: "Carta a una sombra", elaborado por Daniela Abad y Miguel Salazar, el cual reconstruye la novela El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince, que relata la violencia política en Colombia; pero sobretodo, es un homenaje a la vida de su padre Héctor Abad Gómez. Luego de la película, hubo un conversatorio entre Héctor Abad Faciolince, el cineasta Jorge Dalton y Gabriela Poma. 

Club de la Buena Estrella con el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince
El Club de la Buena Estrella fue invitado por Miguel Huezo Mixco y María Revelo-Imery a colaborar con Centroamérica cuenta para estas actividades, reuniendo a la mayor cantidad de clubes de lectura en El Salvador para invitarlos también a que asistieran. Así que expresamos nuestro profundo agradecimiento a ambos, por tomarnos en cuenta como colaboradores, y por habernos recibido muy cálidamente los dos días, tanto al Club de la Buena Estrella que se presentó en pleno, como a los otros clubes de lectura invitados por nosotros.

Fueron días muy intensos en muchos sentidos, se realizaron múltiples actividades de coordinación, con gente de San Salvador, pero también con algunas personas que vinieron del interior. Por otro lado, el contenido de las dos sesiones fue impresionante, conmovedor y muy fuerte para todos. Estamos muy agradecidos con los panelistas por abrir estas ventanas que nos presentan la vida en sus países, en sus casas, en sus familias. Algunos coincidimos en que, para muchos, fue un espejo que permitió también revisar dentro de nuestras propias realidades y hacer un ejercicio de memoria para rescatar situaciones con parientes cercanos. Como por ejemplo, leer El olvido que seremos nos permitió a algunos hablar sobre nuestra relación con nuestro padre, que en las reuniones presenciales del club se convirtió en un ejercicio muy emotivo y enriquecedor.

Queremos finalmente agradecer a todos los amigos de los otros clubes de lectura que se sumaron con nosotros con entusiasmo para participar en ambos eventos:

- Amigos de la lectura (AMIDELEC)
- Colonia de colombianos residentes en El Salvador
- Coco Lecturas - Sonsonate
- Universidad Doctor José Matías Delgado
- Juventud lectora Sacacoyo
- MH Club de lectura (Ministerio de Hacienda)
- Academias Sabatinas UJMD
- Club de Lectura y escritura "CONTEXTOS" 
- Club de lectura "Utopía"

También queremos agradecerle a nuestra compañera María Ofelia Zúniga, quién nos brindó su enorme apoyo en hacer la lista de clubes y coordinar con ellos la asistencia, confirmaciones, entrega de invitaciones, etc.  ¡Muchísimas gracias!














lunes, 3 de abril de 2017

Por la valentía, sea de quien sea

Terminé de leer el libro hace ya algunos días... creo que justo unos días antes del conversatorio con Héctor Abad Faciolince. Y quise esperar hasta ir precisamente a este conversatorio para escribir mi reseña.

Debo decir que el libro me pareció muy íntimo. Me gustan ese tipo de libros, ya saben, en los que el autor casi que desnuda su alma y sientes una conexión con él, aun sin siquiera conocerlo.

Tengo que reconocer que el principio del libro me pareció bastante cursi, pero una vez conociendo la trama, pude comprender ese lado inicial.

Sé que algunos de ustedes publicaron incluso anécdotas muy lindas y muy personales sobre sus papás... mi historia, por el contrario, es muy distante de ser linda y amorosa. Pero por favor, no me mal entiendan, claro que tuve y tengo un padre, y claro que hay cariño, pero el calificativo de nuestra relación es más de respeto y paternidad responsable. Por lo que debo decir, que sentí gran envidia por aquellos hijos que sí tuvieron esa relación y conexión especial con un papá interesado.

Mi personaje favorito fue la mamá de Héctor: Doña Cecilia Faciolince (que por cierto verla en la película y escucharla hablar, fue por mucho MARAVILLOSO)... me encantó toda ella, esa dualidad con la que la describe, entre una mujer adelantada a su época, combinada con una cristiana devota, me pareció muy real y con los pies en la tierra. Quizá porque conozco a varias que entramos en esa dualidad.  

En definitiva, conocer a Héctor en persona (y a su mamá en el documental), fue la cereza del pastel. Coinciden totalmente con la imagen que me hice de ellos por el libro. Incluso, sentí la misma vibra al conocerlos que cuando estaba leyendo el libro. Es encantador conocer este tipo de personas, de ese tipo auténtico, que te hace añorar su amistad. Puntos adicionales a Héctor por tan buena descripción lírica y realista de su mamá.

El día del conversatorio, lo único que se me ocurrió decirle a Héctor cuando lo salude, fue "¡qué valiente!... te felicito por tanta valentía", creo que él entendió la valentía por otro lado, porque me dijo... "el valiente era mi papá"... yo le expliqué que me refería a la valentía de haber escrito el libro... así que cuando me autografió el libro "El olvido que seremos" escribió: "Por la valentía, sea de quien sea", lo que me pareció simplemente encantador y acertado. 

MM.

sábado, 1 de abril de 2017

El tren de los huérfanos, Christina Baker Kline

Creo en fantasmas. Son los que nos acechan, los que nos han dejado atrás. A lo largo de mi vida los he sentido muchas veces a mi alrededor, observando, siendo testigos cuando nadie del mundo de los vivos sabía lo que ocurría, cuando a nadie le importaba. Tengo noventa y un años, y casi todos los que alguna vez formaron parte de mi vida son ahora fantasmas. En ocasiones, estos espíritus me han resultado más reales que la gente, más reales que Dios. Llenan el silencio con su peso, denso y caliente, como la masa de pan que leuda bajo un trapo. Mi abuela, con sus ojos amables y piel como polvo de talco. Mi padre, sobrio, riendo. Mi madre, entonando una canción. Estas encarnaciones fantasmales se han despojado de la amargura, el alcohol y la depresión, y una vez muertos me consuelan y protegen como nunca lo hicieron en vida. He llegado a pensar que eso es el cielo: un lugar en el recuerdo de otros donde pervive lo mejor de nosotros. Christina Baker Kline, El tren de los huérfanos. 

Cuando el pasado mes de octubre estuve buscando qué libros proponer para nuestro programa de lecturas de este año, me encontré con El tren de los huérfanos de Christina Baker Kline. Debo reconocer que me bastó con leer el prólogo, que arranca precisamente con la cita del inicio de esta entrada, para estar seguro de que este libro sería una de mis propuestas para 2017.

Convencido yo, ahora quedaba la nada fácil tarea de convencer al pleno del club de cara a las votaciones. Los argumentos que encontré fueron los siguientes:

La novela narra un hecho histórico apenas conocido
La movilización sistemática de más de 250,000 huérfanos entre 1854 y 1929 desde la Costa Este de los Estados Unidos hacia los territorios de labranza, donde los pioneros respondían al requerimiento de mano de obra, primero a causa de la colonización de los nuevos territorios y posteriormente debido a la abolición de la esclavitud.

Este es uno de esos pocos casos en que la crítica especializada y el gran público coinciden
En poco más de un año, el libro ya había sido leído por mas de un millón y medio de personas. Y por si eso no fuera suficiente, he aquí algunos de los comentarios de la prensa especializada:

«Una historia conmovedora sobre la pérdida, la capacidad de adaptación y el valor, narrada con compasión y delicadeza.» Library Journal
«Una de las novelas más impresionantes que he leído jamás.» Naples Daily News
«Una novela emocionante y cautivadora.» Publishers Weekly
«Kline construye una historia dramática y emotiva a partir de un poco explorado rincón de la historia estadounidense.» Kirkus Reviews
«Atrapa el corazón y la mente.» Romantic Times
«Admirable.» Cleveland Plain Dealer

No conocía a la autora, y al descubrirla me generó una gran simpatía
Británica radicada en Estados Unidos, becaria de literatura gracias a varios premios obtenidos, esposa y madre de tres hijos, la autora es una documentalista seria, que hizo viajes y recolectó testimonios para sustentar su narración. Estamos ante una escritora reflexiva, profunda, mesurada y amable, emotiva sin llegar a ser sensiblera. Es evidente su olfato literario, pues descubrió esta historia a partir de un recorte de un viejo periódico que encontró en casa de sus suegros, en el que aparecen mencionados al menos cinco de los antecesores de su esposo. Dejemos que sea la propia autora quien nos presente su libro y responda algunas preguntas interesantes en este corto vídeo de 2 minutos:


La combinación de dos voces narrativas
Dos personajes reunidos de manera azarosa, con casi setenta años de diferencia de edad, pero con vidas tan parecidas, son llevados por Christina Baker en dos hilos conductores en que se sirve del narrador en primera persona en una de las historias y de un narrador omnisciente en la otra, alternando entre ambas y dejando sembrada la semilla de interés por lo que sigue en cada una.

Su estilo narrativo es agradable y envolvente
Encontré una reseña que decía que "la pluma de Christina Baker Kline tiene algo musical, algo que te envuelve sin darte cuenta, como un perfume bueno, y que encaja muy bien con el argumento". Con lo que leí del libro hasta que me obligué a frenar para no desatender mi calendario de lectura de ese momento, puedo decir que estoy muy de acuerdo. El prólogo de El tren de los huérfanos me dejó, además de profundamente conmovido, gratamente impresionado con el estilo narrativo, la selección de palabras y la musicalidad de las frases.

Por fortuna para mi propuesta, el resultado fue un alto número de votos favorables, permitiendo que El tren de los huérfanos se erigiera como ganador indiscutido en la viñeta de Novedad literaria en las votaciones del pasado mes de noviembre. Los números que El tren de los huérfanos obtuvo en la elección fueron los siguientes:

31.58% de los votantes lo eligieron como su primera opción
15.79% también quiere leer este libro
Al 26.31% le despierta interés
Al 21.05% no le molestaría leerlo y
5.26% no quiere leerlo

Están cordialmente invitados a leer con nosotros El tren de los huérfanos de Christina Baker Kline. ¡Feliz lectura!

El tren de los huérfanos es una propuesta de Henry Andino

SINOPSIS
Una novela cautivadora inspirada en hechos históricos. Más de un millón y medio de lectores en Estados Unidos.

Entre 1854 y 1929, los llamados trenes de huérfanos partieron regularmente de las ciudades de la Costa Este de Estados Unidos hacia las tierras de labranza del Medio Oeste, llevando miles de niños abandonados cuyos destinos quedarían determinados por la fortuna o el azar. ¿Serían adoptados por una familia amable y afectuosa, o se enfrentarían a una adolescencia de trabajo duro y servidumbre?

La inmigrante irlandesa Vivian Daly fue uno de esos niños, enviada por ferrocarril desde Nueva York hacia un futuro incierto a un mundo de distancia. Ahora, muchas décadas más tarde, Vivian es una anciana que lleva una vida tranquila y apacible en la costa de Maine, y los acontecimientos de su infancia se han convertido en un recuerdo vago. Sin embargo, en arcones de su desván se ocultan vestigios de un pasado turbulento.

Molly Ayer, una joven de diecisiete años, sabe que cumplir con un servicio a la comunidad ayudando a una anciana viuda a ordenar sus trastos es lo único que puede salvarla de terminar en un centro de menores. Pero a medida que Molly ayuda a Vivian a revisar sus recuerdos y posesiones, descubre que ambas tienen mucho en común. Molly, una india Penobscot que ha pasado su adolescencia entrando y saliendo de casas de acogida, también ha sido educada por desconocidos y tiene preguntas sobre su pasado de las que aún no ha obtenido respuesta.


El tren de los huérfanos es una novela sobresaliente que, gracias al boca a boca y a las recomendaciones de los libreros, se convirtió en best seller en Estados Unidos y todavía se mantiene entre los libros más vendidos. Ha sido traducida al alemán, al italiano, al portugués y al polaco.

FICHA DEL LIBRO

Viñeta:                    Abril | Novedad literaria
Libro:                      El tren de los huérfanos
Autora:                   Christina Baker Kline
Nacionalidad:         Británica
Año:                        2013
Total de páginas:    360
Editorial:                 Ediciones B, S. A.
Idioma original:      Inglés
Traducción:             Javier Guerrero
ISBN:                      978-84-9019-943-5



DIVISIÓN DE LECTURAS

Jueves
6 de abril
Jueves
13 de abril
Jueves
20 de abril
Jueves
27 de abril
 Biografía de la autora
 PDF: Página 48
Libro físico: Página 96


PDF: Página 91
Libro físico: Página 180
PDF: Página133
Libro físico: Página 219
PDF: Final
Libro físico:Final
EPUB/MOBI: 26%
EPUB/MOBI: 50%
EPUB/MOBI: 74%
EPUB/MOBI: 100%

LA AUTORA

Christina Baker Kline es novelista, ensayista y editora. Nació en Cambridge, Inglaterra, y se educó primero allí y luego en el sur de Estados Unidos y en Maine. Se licenció en Yale, Cambridge, y en la Universidad de Virginia, donde obtuvo una beca Henry Hoyns en Escritura de Ficción. Entre 2007 y 2010  una beca de la Universidad de Fordham le permitió dedicarse en exclusiva a escribir.

Sus ensayos, artículos y reseñas han aparecido en medios como el San Francisco Chronicle, The Literarian, Coastal Living, More y Psychology Today.  Además de El tren de los huérfanos, que ocupó el número uno en las listas de libros más vendidos del New York Times, ha publicado las novelas Bird in Hand, The Way Life Should Be, Desire Lines y Sweet Water.

Vive en una vieja casa en Montclair, Nueva Jersey, con su marido y sus tres hijos.

¡Suscríbete a nuestro blog!