viernes, 1 de septiembre de 2017

Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto, Mauricio Orellana Suárez



"Otra vez la cólera del Sol Oculto sonroja el cielo de los hombres ignorantes, mientras su hermano, el astro luminoso, es obligado a ser testigo de la caída de las próximas generaciones. De nuevo suenan los atabales de guerra en los siete señoríos del Jaguar. Atrás van quedando los tiempos de paz; una vez más, la era oscura ha comenzado." 
Mauricio Orellana Suárez

Corría el año 2002 y nuestro club de lectura aún no existía. El expresidente estadounidense Jimmy Carter era galardonado con el Premio Nobel de la Paz, Luiz Inácio Lula Da Silva ganaba la presidencia de Brasil luego de 3 intentos fallidos, el Papa Juan Pablo II canonizaba al fundador del Opus Dei, y la selección brasileña de fútbol se alzaba con su quinta Copa del Mundo en el torneo celebrado en Japón y Corea.

En octubre de ese mismo año, Rogerio Efe (seudónimo elegido por el escritor salvadoreño Mauricio Orellana Suárez) veía como su libro Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto se colaba entre los 12 finalistas del Premio Planeta, erigiéndose por encima de más de 500 obras participantes y escoltando al gran ganador, el escritor peruano Alfredo Bryce Echenique.

Emerger como finalista de entre semejante cantidad y calidad de textos, ya es un honor mayúsculo para cualquier autor, habida cuenta que el Premio Planeta, establecido en 1952, es un galardón literario muy reputado en España y América. Era lógico esperar que Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto llegaría pronto a ser publicado, distribuido y leído en El Salvador. Pero eso no ocurrió.

Mientras Kazalcán dormía el sueño de los justos, nació el Club de la Buena Estrella, otro presidente gringo recibió el Premio Nobel de la Paz, Lula dejó la presidencia de Brasil tras 2 períodos de gobierno, falleció el Papa Juan Pablo II, y el equipo de fútbol de Brasil, que no ha vuelto a ganar la Copa del Mundo desde 2002, sufrió una temprana eliminación en los torneos siguientes. 9 años debieron pasar para que el libro que nos ocupa, fuera finalmente publicado. Pero esto tampoco ocurrió en El Salvador.

"Sí, lo tenemos", nos respondió una amable voz al teléfono, ante la consulta sobre el libro de Orellana Suárez. Kazalcán finalmente había visto la luz en 2011, en Uruk Editores de Costa Rica, como parte de la serie Sulayom, una colección de narrativa que reúne autores centroamericanos de reconocida calidad.

Gracias a la plausible labor de esta joven editorial costarricense y a la amabilidad de quienes tuvieron el enorme gesto de transportar desde allá unos 18 ejemplares del libro (Marlon Hernández me trajo un ejemplar y el suyo propio; Kathleen Murillo, amiga de María Ofelia, nos trajo 6 a finales del año pasado; luego Auxi Bermudez, Francisco Castillo y Yorleny Arguedas, todos compañeros de labores de Judith Reyes, nos trajeron 10 más en agosto), ahora tenemos igual número de miembros del Club de la Buena Estrella listos y equipados para iniciar la lectura de septiembre de 2017, en la viñeta de Autor salvadoreño.

Varios meses atrás, en noviembre de 2016, Loida y este servidor tuvimos el privilegio de conocer personalmente a Mauricio Orellana Suárez, a quien habíamos contactado unos días antes para consultarle sobre la disponibilidad de su libro. Mauricio nos respondió muy atento, puso a nuestra disposición el único ejemplar que tenía y se reunió con nosotros para entregárnoslo (¡dedicado y autografiado por supuesto!). Al enterarse que Kazalcán estaba entre las opciones de lectura de nuestro club para este año, nos dio las gracias y se ofreció con gusto a acompañarnos a una reunión para platicar sobre el libro en caso de que este resultara elegido. Pues bien, el libro ganó la votación con holgura. ¡Mauricio, te tomamos la palabra, será un honor contar con tu visita en nuestro club de lectura!

¿Por qué propuse Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto? 

Por 3 razones fundamentales:
  1. Porque leí un fragmento de este libro y en verdad me impresionó por la calidad de su prosa, por la sonoridad enfática de sus frases y por el tono narrativo casi reverencial con que describe sus personajes y situaciones. Pueden leerlo aquí.
  2. Porque no es fácil encontrar historias que nos den orgullo y sentido de pertenencia, con personajes extraídos de nuestra tierra, cultura y tradición; donde se hable de héroes a los cuales podamos sentir verdaderamente nuestros. Encontrar esto en un libro hoy en día es profundamente gratificante.
  3. La tercera y última razón es por un acto de justicia y reivindicación. Orellana Suárez resultó finalista del Premio Planeta de novela 2002 con este libro aún inédito, e inexplicablemente nunca fue publicado por la DPI o por cualquier otra editorial salvadoreña. Debieron pasar 9 años para que fuera finalmente publicado en Costa Rica por Uruk Editores. Que un autor con una obra de este vuelo no sea difundido por nuestras autoridades de cultura y resulte aún ignoto para el lector nacional, es en verdad lamentable y vergonzoso. Y es algo que como club podemos y debemos empezar a corregir.

¿Qué temas debemos tener en cuenta al abordar esta lectura?

  • El sello personal y los intereses propios del autor, según se desprende de sus declaraciones en una entrevista con Nino Collado. "Escribo sobre mis intereses. No podría escribir de todo. Ciencia ficción no podría escribir, por ejemplo, ni una novela negra, ni un iluminado libro a lo Coelho tampoco me saldría porque no soy bueno maquilando bienes y servicios, solo puedo escribir los libros que escribo y todos obedecen a intereses muy precisos y de mucho peso para mí, a veces para entender, a veces para entenderme, a veces para localizar límites. Pero si me conocieras bien, sabrías que cada uno tiene que ver con un aspecto que de verdad es parte de mí. O para decirlo de otro modo: son los Mauricios que soy."
  • Tengo presentes las palabras del mismo Mauricio cuando nos entregó su libro: "Esto tiene que ver con la búsqueda del idioma".

Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto es una propuesta de Henry Andino

SINOPSIS

Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto, finalista del Premio Planeta de novela 2002, relata el inicio de la fragmentación y decadencia de la estructura social teocrática y de corte iniciático de una civilización no ubicable en el espacio y en el tiempo, compuesta por siete Señoríos que recuerdan a mayas, aztecas, olmecas, ¿o acaso a unos hipotéticos antepasados de todos ellos? Como las tierras que describe, su lenguaje es exuberante, lleno de recovecos y sonoridades.

Gestas épicas, trabajos, iniciaciones, intrigas, contubernios y ocultaciones. La mítica lucha por la perpetuación de una sabiduría ancestral, y el inicio de su extravío, olvido, quebranto y menoscabo, son el telón de fondo. Kazalcán, el sacrificado héroe que se bate contra un sino arrasador, capitaneará a los suyos a fin de que Nebí, la Isla de lo Sagrado, permanezca incólume para la humanidad de tiempos futuros, pero también a fin de intentar redimirse de una inevitable y terrible transgresión personal a las leyes instauradas por los antepasados.

FICHA DEL LIBRO

Mes: Septiembre
Viñeta: Autor salvadoreño
Libro: Kazalcán y los últimos hijos  del Sol Oculto
Autor: Mauricio Orellana Suárez
Nacionalidad: Salvadoreño
Año: 2011
Total de páginas: 404
Editorial: Uruk Editores, Costa Rica
Colección: Sulayom 26
Idioma original: Español
Género: Novela
ISBN: 978-9968-664-18-9



DIVISIÓN DE LAS LECTURAS

Jueves 7
Jueves 14
Jueves 21
Jueves 28
Hasta pág. 97
Capítulo Tres de la Primera parte

Y datos biográficos del autor
Hasta pág. 164
Capítulo Seis de la Segunda parte
Hasta pág. 295
Capítulo Diez de la Tercera parte
Hasta pág. 390
Capítulo Trece de la Tercera parte

 FINAL
25% Aprox.
50% Aprox.
75% Aprox.
100%

SOBRE EL AUTOR

Mauricio Orellana Suárez, San Salvador, El Salvador, 1965. Escritor y editor. Ha publicado Ciudad de Alado (Uruk, 2009, Costa Rica); La dama de los velos (Dirección de Publicaciones e Impresos, El Salvador, 2011); Te recuerdo que moriremos algún día (Dirección de Publicaciones e Impresos, El Salvador, 2001), Las mareas (Germinal, Costa Rica, 2013) y Kazalcán y los últimos hijos del Sol Oculto (Uruk, Costa Rica, 2011). Con Heterocity (Lanzallamas, Costa Rica, 2011) obtuvo el Premio Centroamericano de Novela Mario Monteforte Toledo 2010. En El Salvador ha ganado premios en cuento, novela y ensayo, y su obra aparece en antologías de México, Guatemala, El Salvador, Alemania y Nicaragua; así como en diversas revistas internacionales. 

Ha sido jurado del Premio Ricardo Miró, Panamá 2012, en la rama de Novela, y del Premio Centroamericano de Novela Mario Monteforte Toledo, Guatemala, 2012-2013. Fue columnista de la sección “Cultura” de La Prensa Gráfica de junio de 2003 a junio de 2005. Es editor y curador de las revistas en línea: Entradas de emergencia: de notas culturales y literarias internacionales con énfasis en voces independientes; y Heterocity: notas de minorías LGBTI de Centroamérica. Ha dirigido tres números de la revista Cultura, de El Salvador.

Enlaces


Notas de prensa de los finalistas del Premio Planeta 2002



Fragmento de Kazalcán y los últimos hijos del sol oculto
http://www.goethe.de/ins/mx/lp/prj/lit/buc/es15005233.htm

Mauricio Orellana Suárez, un retrato por Vanessa Nuñez
http://www.goethe.de/ins/mx/lp/prj/lit/aut/sal/es15005132.htm

Jacinta Escudos. Mauricio Orellana Suárez - El extraño caso del escritor casi inédito
http://istmo.denison.edu/n10/foro/orellana.html

Tiro al plato con Mauricio Orellana Suárez, por Tania Pleitéz

Salvadoreño asienta su literatura en Costa Rica
http://redcultura.com/php/Articulos838.htm


2 comentarios :

  1. Me encanta este post...Henry, deberías de dedicarte a escribir!! Me motiva un monton a leer este libro.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias Karla! Qué bueno que te gustó el post y que te motive a leer el libro de este mes. Ojalá que el grupo se contagie y todos lo leamos. ¡Trataré de escribir más entraditas en el blog, al menos! :D

    ResponderEliminar

¡Suscríbete a nuestro blog!