jueves, 22 de abril de 2021

Al director no le gustan los cadáveres | Rafael Menjívar Ochoa

 

No mates a nadie por odio. Tampoco mates por placer. Ni por lástima. Mata por dinero. RMO

Queridos amigos del Club de la Buena Estrella,

Llegamos al libro 189 de nuestras lecturas, el cual se titula: Al director no le gustan los cadáveres del escritor salvadoreño Rafael Menjívar Ochoa.

Esto no había manera de preverlo durante el proceso de propuestas y votaciones del año pasado, pero la lectura de este libro va a significar una especie de acto conmemorativo por el décimo aniversario luctuoso del autor que falleció precisamente en el mes de abril del año 2011. El día 27.

Rafael Menjívar constituye también uno de los hitos de nuestro club, al ser el primer escritor con quien tuvimos ocasión de realizar un conversatorio, allá por el año 2010 con su libro: "Cualquier forma de morir".





Con Al director no le gustan los cadáveres, redactada en 2005 y que se publica por primera vez en 2020, Rafael Menjívar Ochoa (1959-2011), ensancha su serie policial "Cualquier forma de morir", emprendida con Los años marchitos, redactada hacia 1986 y publicada en 1990. 

Las novelas policiales de Rafael, en un principio eran tres, pero como bien menciona su traductor al francés, Thierry Davo: "Con Al director pasaron a cuatro, y para terminar, serían cinco. Pero Rafael nunca dejó de referirse a ellas como a "La trilogía policial", con el argumento inapelable de que los tres mosqueteros eran cuatro."

Personalmente, conocí a Rafa siendo director de La Casa del Escritor. Estaba formando jóvenes con talento a través de talleres de poesía, narrativa, cine y otros. Algunos lo veían como mentor, otros como tutor, otros como amigo, otros como figura paterna. Lo cierto es que animó a muchas personas a sentarse y escribir en serio. Pero sobre todo, como él decía, reunió a personas tan distintas pero con la poesía como denominador común, que por otro medio jamás se habrían conocido. 

Por cierto, solo una vez tuve ocasión de bailar con Rafael... bailaba bien.

NOVEDAD LITERARIA

Para nuestra viñeta de Novedad Literaria aplican libros de cualquier género, publicados por primera vez después del 1 de enero de 2018.

Exceptuando los premios literarios que leemos cada año y que nos dan una muestra de lo que las editoriales están impulsando, en realidad no tenemos demasiadas oportunidades de leer novedades. Lo típico es que entre nuestras propuestas siempre aparezcan autores consolidados de géneros de nuestra predilección, nuestros libros de cabecera.

El objetivo de tener una viñeta destinada a leer una novedad literaria es tener un pulso de lo que se está publicando recientemente, conocer tendencias y disfrutar de descubrir nuevos autores o de actualizarnos con los estrenos literarios de autores conocidos.

NOVELA NEGRA

Según Miguel Huezo Mixco, el género negro fue fundado en las primeras décadas del siglo XX por los escritores Dashiell Hammet y Raymond Chandler. También ha sido cultivado en América Latina por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, Mempo Giardinelli y Paco Ignacio Taibo II, entre otros. Más actualmente, la trilogía “Millenium” de Stieg Larsson gira en esa órbita.

Las novelas, cuentos, cómics y películas de este género se caracterizan por el pesimismo y el desencanto. Sus personajes se mueven en ambientes dominados por la violencia, el cinismo, la fatalidad, la venganza, el odio y el sexo. Todos estos ingredientes se encuentran presentes en los libros de Menjívar: “Los años marchitos” (1990), “Los héroes tienen sueño” (1998) y “De vez en cuando la muerte” (2002).

FICHA DEL LIBRO

DIVISIÓN DE LAS LECTURAS


EL AUTOR

Rafael Menjívar Ochoa (1959-2011) fue un cuentista, poeta, novelista, traductor, guionista y ensayista salvadoreño; y pertenece al linaje de los grandes narradores latinoamericanos.

En sus novelas se advierte una acentuada búsqueda hacia la experimentación en el lenguaje y en la creación de personajes, los cuales conforman nuevos modelos y estructuras narrativas y confirman al autor como exponente del género negro en Latinoamérica.

Menjívar Ochoa formó parte de la llamada "Generación del Cinismo" o "Generación del Desencanto", junto con Horacio Castellanos Moya, Jacinta Escudos y Miguel Huezo Mixco, entre otros que comenzaron su producción literaria en la época de la guerra civil salvadoreña.

Su padre, el economista Rafael Menjívar Larín, era rector de la Universidad de El Salvador cuando el ejército la ocupó en 1972 y lo exilió hacia Nicaragua. El resto de la familia abandonó el país en enero de 1973 hacia Costa Rica, donde se reunió con el padre. En 1976 se instalaron en México, donde Menjívar Ochoa vivió durante veintitrés años. Estudió música, teatro y letras inglesas.

En 1999 se instaló en El Salvador, donde en 2001 se convirtió en Coordinador de Letras (director de literatura) y fundó La Casa del Escritor, proyecto para la formación de escritores jóvenes, ubicado en la que fuera casa de Salvador Salazar Arrué (Salarrué). 

******

Fuentes: 

- Tribulaciones y asteriscos.

- Wikipedia

- Gato por letra

- Clubdelabuenaestrella.net

- Goodreads

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete a nuestro blog!